Ànec mut

#
En Cataluña al pato mudo también se le llama almescat, turc, morisc o de Barbaria. Es un ave negra, con plumas blancas en las alas, de piel fina y carne consistente, sin demasiada grasa. El peso del macho dobla el de la hembra.Aunque la especie es originaria de la América tropical, desde el siglo XVI se cría en las zonas rurales que hay alrededor de Vilafranca del Penedès. Dice la leyenda que a los payeses de la comarca les gustaban los patos de color negro, y a los de Osona, los de color blanco.Desde 1994, el pato mudo ostenta la denominación oficial de Producte Alimentari del Penedès. Quien quiera probarlo puede acercarse a la Fira del Gall, que se celebra en Vilafranca hacia mediados de diciembre, y comprar un ejemplar.Estos patos se dedican a la producción de carne, de sabor intenso y muy agradable gracias a su alimentación, formada básicamente por cereales. Suele criarse en locales con espacio abierto, y su crianza nunca pasa de los sesenta días.En cuanto a las formas de cocinarlo, se puede hacer confitado o al horno, y el magret, asado o acompañado con salsa de frutas, aunque normalmente se prepara con frutos secos o con naranja.Entre los platos de la cocina catalana, destacan el pato mudo a la ampurdanesa con peras, el magret con coulis de frutos rojos del bosque, y el asado con ciruelas y piñones, con nabos negros, con rollito de col o con setas.En todos estos casos, la bebida recomendada para acompañar el plato es un vino tinto joven.
Comarcas
Alt Penedès
Temporada
Todo el año