3 rutas por la Anoia


La Anoia es una comarca para redescubrir y la mejor forma de hacerlo es andando. Su paisaje todavía agrícola invita a la calma y a mirar el horizonte. Déjate impresionar por sus torres y castillos, acércate, visítalos y resigue la historia de sus protagonistas. Te proponemos 3 rutas aptas para toda la familia.

1. De Vilanova del Camí a Collbàs y castillo de Claramunt

Ruta circular desde Vilanova del Camí a la ermita de Collbàs con parada obligada en el Castillo de Claramunt, una atalaya medieval sobre la comarca de la Anoia que conserva un impresionante aspecto de fortaleza y se puede visitar. El año 2009, el castillo de Claramunt recibió el galardón Catalunya Nostra en la categoría de “castillos públicos”, que premiaba las mejores propuestas de restauración y dinamización de los castillos del país. De hecho, es en este lugar se celebran fiestas tan populares como el Encuentro del Castillo, en mayo, o el festival de música Anoia Folk, en julio. Cuando ensartes por la sierra de Collbàs, también pasarás por la ermita de la Virgen María de Collbàs que data del siglo XIII. En total, son unas 4 horas y media que también puedes hacer en bicicleta.

2. Ruta de la batalla dels Prats de Rei

Ruta circular por los escenarios de una de las batallas más importantes y numerosas de la Guerra de Sucesión que tuvo lugar en el siglo XVIII. La ruta también pasa por la Torre de la Manresana y por los pozos de agua que tuvieron un importante papel en esta batalla. Una propuesta de algo más de 4 horas con poco desnivel y apta para toda la familia. En Prats de Rei también podéis visitar el Museo Josep Castellà que recoge los restos encontrados en este casco urbano tanto de la época de los ibers cómo de la villa romana, llamada Sigarra, que estaría en el origen de la actual población. Un rincón que permite ver en la frontera con la actual comarca de la Segarra la sucesión de culturas en nuestro territorio.

3. De Sant Joan a Sant Quintí de Mediona

Una propuesta fácil y familiar cerca de la Anoia (los municipios son del Penedès, en la frontera con la Anoia), ideal para ir con los más pequeños porque es un recorrido entretenido, con paradas para descubrir formaciones rocosas y el paisaje del desfiladero. Entre Sant Joan y Sant Quintí de Mediona, una ruta sencilla, de 3 horas y 40 minutos y casi 15 kilómetros. Si os animáis, también podéis visitar el casco antiguo de Sant Quintí de Mediona y, de hecho, no será difícil que podáis coincidir con alguna festividad local. El calendario de este pueblo está repleto de actividades populares: las alfombras de flores, los pesebres vivientes y varias fiestas tradicionales que tienen lugar durando todo el año. La que tiene más renombre es la feria Mata-Degolla, que es la recreación de uno de los episodios más sangrientos que protagonizaron los vecinos del pueblo durante la Guerra de Sucesión.


Más información: