5 carnavales imprescindibles


Si te gustan los disfraces, las revoluciones divertidas y los excesos de todo tipo, en las comarcas de Barcelona encontrarás 5 carnavales tradicionales que no puedes perderte. Desde el Jueves Lardero hasta el Miércoles de Ceniza, en Vilanova, Vilafranca, Sitges, Sallent y Torelló lo único importante es disfrutar al máximo de la visita anual del Rey Carnestoltes. ¿Estás preparado para celebrar la fiesta de las fiestas?

1. Carnaval de Vilanova i la Geltrú

La bulla y el desmadre están muy presentes en el Carnaval de Vilanova i la Geltrúuna de las celebraciones más ricas en símbolos y rituales gracias a sus 300 años de historia. Todo empieza el Jueves Lardero con una xatonada tradicional y una multitudinaria batalla colectiva donde todo el mundo acaba completamente embadurnado con merengue. El viernes llega el Rey Carnestoltes, siempre en un rincón diferente de la villa, mientras que el sábado es el día de Caramelo, un monarca menos ácido que el anterior y más querido por los niños. El desfile de las Comparsas del domingo por la mañana reúne a miles de personas en la plaza del ayuntamiento, deseosas de dar inicio a la famosa guerra de caramelos. El lunes por la tarde toca prestar atención a los Coros de Carnestoltes, unas críticas divertidas a la actualidad del momento. El Baile del Vidalot es otra de las citas imprescindibles para los amantes del Carnaval vilanovino. Y el día siguiente, Miércoles de Ceniza, se velan los despojos de Su Majestad con un desfile mortuorio que te sorprenderá muchísimo.

2. Carnaval de Vilafranca del Penedès

A diferencia de Vilanova, en Vilafranca del Penedès la fiesta de bienvenida al Rey Carnestoltes se organiza la tarde del Jueves Lardero. Lo acompaña su Corte Real, con una serie de personajes estrafalarios de lo más divertidos, y juntos ocupan el ayuntamiento. Subido al balcón, "el Rey de los Tarambanas" pronuncia un pregón que da permiso para cambiar el orden establecido y, a continuación, ordena que le coman la morcilla. Sí, has leído bien... ¡Con estas precisas palabras el pícaro de Carnestoltes invita a todo el mundo a una deliciosa merienda a base de morcilla de huevo! Si te va mejor acercarte el sábado a la capital del vino, te gustará la visita que hacen al mercado el Rey y su séquito, ya que se lo pasan pipa comprando melones y plátanos. Y el viernes después del entierro de la sardina, la rua de la Resurrección: es, sin duda, el desfile más popular del Alt Penedès.

3. Carnaval de Sitges

Las comparsas más transgresores las encontrarás en SitgesDurante el Desfile del Desmadre y el Desfile del Exterminio, miles de personas recorren las calles de la ciudad con disfraces muy originales, demostrando que la tradición puede convivir perfectamente con la modernidad. Un acto especialmente curioso tiene lugar el sábado de Carnaval, cuando se organiza una carrera de velocidad protagonizada por camas con ruedas que son propulsadas por pandillas de amigos. Como no podía ser de otra manera, la última cama en salir es la de Su Majestad, el Rey Carnestoltes. ¿O acaso te pensabas que iba a perdérselo?

4. Carnaval de Sallent

En el Carnaval de Sallent te reirás mucho en la Rúa de la 69ena, una comparsa en honor de una virgen exuberante que tiene lugar la noche del viernes y que acaba con una rica calçotada para todo el mundo. Al día siguiente, la juerga continúa con el Desfile y el Baile de Disfraces, y no se acaba hasta el miércoles, cuando el tradicional entierro de la sardina permite dar al Rey Carnestoltes la despedida que se merece.

 

5. Carnaval de Torelló

Otra ciudad en la que se vive intensamente la fiesta del Rey Carnestoltes es TorellóEl llamado "Carnaval de Tierra Adentro" tiene todos los elementos típicos que caracterizan a la celebración, pero también exhibe algunos que no encontrarás en ningún otro sitio. La Mula Tita, por ejemplo, una figura de bestiario en forma de gran verga que desfila durante el pasacalles del Pullassu ("Pollazo" en catalán). El Falatell, un batón místico con poderes infinitos que se debe encontrar si se desea disfrutar de un Carnaval realmente enloquecido. O la Noche de Señoritas y Hombrecitos, un multitudinario cortejo de inversión de géneros durante el cual los hombres se disfrazan de mujeres, y las chicas, de chicos.


Más información: