6 festines comunitarios de Carnaval


El Carnaval es mucho más que disfraces, desfiles con carrozas, pregones satíricos y bailes tradicionales. La glotonería y un punto de embriaguez caracterizan esta fiesta, y no faltan las ocasiones para darse una atracón entre el Jueves Lardero y el Miércoles de Ceniza. En pandilla, eso sí, que "el Rey de los Tarambanas" detesta la soledad... ¿Quieres conocer algunas de las más contundentes comidas comunitarias de Carnaval?

1. Fiesta del Cerdo en Vic

Antiguamente, el Carnaval era la última oportunidad para comer cerdo antes de que empezara el ayuno de la Cuaresma, y hoy en día son muchos los pueblos que recuerdan esta tradición con cenas pantagruélicas a base de lomo, embutidos y morcillas. Las encontrarás en Vilafranca, Torelló y Sallent, pero sobre todo no te pierdas la que se organiza en Vic el Jueves Lardero. En la capital de Osona saben muy bien como rendir homenaje al animal del cual todo se aprovecha, y asan cerdos abiertos en canal en medio de la Plaza Mayor. ¡Una delicia cocinada a fuego lento!

2. 'Xatonada' y Merengada en Vilanova i la Geltrú

Si en Vic dan la bienvenida al Rey Carnaval con una panzada de lomo, coca de chicharrones y morcilla de huevo, en Vilanova i la Geltrú es costumbre celebrar el Jueves Lardero con comidas comunitarias de menú inalterable: xató de primero, tortilla de segundo y merengue de postres. Pero, atención, que tienes muchas posibilidades de acabar embadurnado con este dulce de claras de huevo, ya que es la munición que se utiliza durante las batallas festivas tan típicas del Carnaval vilanovino. Si vas con niños, no te pierdas la merengada de la tarde en la Plaza del Mercado. Y a media noche acércate a la Plaza de las Coles: ¡te espera una guerra divertidísima apta sólo para los más atrevidos!

3. Fiesta de las Tostadas en El Pla del Penedès

Las tostadas con sardinas en salazón son las estrellas del desayuno del Domingo de Carnaval en El Pla del Penedès, un bonito pueblo entre viñedos. La fiesta empieza muy temprano con la música de los gralleros y el encendido de una gran hoguera que servirá, cuando haya brasas, para calentar el pan de payés y asar las sardinas. Una comida sencilla y sabrosa que, no obstante, debe prepararse como manda la tradición, es decir, pinchando los alimentos en el extremo de una caña y un amigo al otro lado del fuego que nos avise si se nos quema la tostada. Para animar la celebración, ¡los porrones de vino nunca faltan!

4. Fiesta del Arroz en Sant Fruitós de Bages

Las comidas colectivas a base de arroz son típicas de muchos pueblos durante el Domingo de Carnaval, una práctica que proviene de los festines que se ofrecían antiguamente a los pobres para que pudieran afrontar mejor los rigores de la Cuaresma. En la actualidad, el carácter religioso puede ser que se haya perdido un poco, pero se mantiene intacto el deseo de pasar un buen rato junto a vecinos y forasteros: ¡no olvidemos que el Carnaval es tiempo de alegría y alboroto! La Fiesta del Arroz de Sant Fruitós de Bages es una de estas celebraciones lúdico-gastronómicas que no puedes dejar de conocer: con una historia centenaria, ha sido declarada de Interés Turístico Nacional por la Generalitat de Cataluña.

5. Fiesta de la Escudella en Castellterçol

Uno de los actos más populares del Martes de Carnaval son las escudellas populares que se preparan en muchos pueblos. Es el caso de Gallifa, Sant Feliu de Codines y Arenys de Mar, donde no es extraño encontrar turistas completamente embobados con el espectáculo que ofrece el conjunto de ollas enormes hirviendo en las plazas. En Castellterçol se organiza una de las fiestas de la escudella más multitudinarias, con miles de personas deseosas de disfrutar de un caldo elaborado con receta propia.

6. Sardinada popular en Arenys de Mar

La comida característica del Miércoles de Ceniza es, sin duda, la sardinada. Principalmente para cenar, aprovechando las brasas que han quedado después de quemar el muñeco del Carnaval, y siempre tras haber escuchado el testamento del "Rey de los Tarambanas". En Arenys de Mar preparan una de las parrilladas de sardinas más populares, pero en realidad es una costumbre muy arraigada en todas las comarcas.


Más información: