Apuntes de cultura local


Respetar al máximo la cultura local es uno de los grandes principios del turismo sostenible. Pero como es difícil respetar lo que no se conoce, antes de viajar a cualquier lugar del mundo deberíamos intentar averiguar los aspectos más importantes de su patrimonio material e inmaterial. De modo que, si estás pensando en visitar las comarcas de Barcelona en un futuro próximo, ¡toma nota! Te damos 5 claves para que puedas disfrutar de un viaje verdaderamente auténtico y no te muevas por el territorio sintiéndote un turista más.

1. Aprende algunas palabras en catalán 

El catalán es la lengua propia de Catalunya y sería buena idea que trataras de aprender algunas palabras y frases básicas en este idioma. No hace falta que seas capaz de mantener una conversación fluida en catalán, pero siempre es agradable poder saludar a la gente en su lengua materna.

2. Disfruta de la gastronomía local y de temporada

Desde Arenys de Mar a Vilanova i la Geltrú, pasando por Sagàs o El Prat de Llobregat, no hay pueblo o ciudad de las comarcas de Barcelona donde no se disfrute de la buena mesa. Así que, ¡relájate y déjate aconsejar! En los bares locales o en los restaurantes con Estrella Michelin, charla con los camareros, interactúa con los demás comensales, pregunta por el chef... y pídeles que te expliquen qué ingredientes están en su mejor momento en la comarca. ¡La mejor cocina es local y de temporada!

3. Bebe con responsabilidad

En las comarcas de Barcelona, beber es un placer que, por lo general, se disfruta con responsabilidad y en un entorno social. Lo puedes comprobar visitando las bodegas de las diferentes denominaciones de origen del territorio, recorriendo las fábricas de cerveza artesana o celebrando las fiestas de la vendimia: por mucho alcohol que haya disponible, la gente se controla. En temas de bebida, más es menos.

4. Vive las fiestas mayores de los pueblos

Hablando de celebraciones... Al recorrer las comarcas de Barcelona, trata de descubrir si alguno de los pueblos o ciudades de tu ruta está de fiesta mayor, y, si lo está, ¡estudia con atención su agenda de actividades! Lo más probable es que puedas participar en un correfoc o ver cómo se levantan los castells, las famosas torres humanas que son Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad por la Unesco. Por cierto, ¿no habrás programado tu viaje para el mes de junio? En este caso, no puedes dejar de vivir el Corpus de Sitges, una celebración floral tan antigua que sus orígenes se pierden en el tiempo. 

5. Conoce a los arquitectos contemporáneos de Gaudí

Todo el mundo admira la imaginación desbordante de Antoni Gaudí y la posibilidad de visitar su obra es, con razón, uno de los grandes atractivos turísticos en las comarcas de Barcelona. Pero el rico patrimonio modernista del territorio va más allá de este genio universal. En Canet de Mar se puede visitar la mansión familiar del arquitecto Lluís Domènech i Montaner. En Sitges, la casa-taller del artista Santiago Rusiñol también se merece una visita. Y en Sant Joan Despí encontrarás Can Negre, una de las casas más misteriosas proyectadas por Josep Maria Jujol.


Más información: