Badalona irresistible


Si paseas un día soleado por el renovado paseo marítimo de Badalona, es fácil que te entren ganas de mudarte a vivir en ella. Con cinco kilómetros de playas enmarcadas por una hilera de palmeras, un frente marítimo de época modernista y bonitas terrazas donde sentarse a tomar una cerveza, la ciudad te atraerá sin remedio. ¡Déjate llevar! En Badalona, la magia es real y no cantos de sirena.

1. Yacimiento del Cerro de Boscà

Que Badalona es tierra de acogida desde tiempos inmemoriales lo demuestra el yacimiento del Cerro de Boscà, un poblado donde los íberos se instalaron siglos antes de la llegada de los romanos. Para visitar los restos arqueológicos hay que hacer reserva previa en el Museo de Badalona, pero no lo dudes ni un momento: ¡las vistas panorámicas son excepcionales!

 

2. Baetulo, la Badalona romana

Después de disfrutar de unas buenas vistas, ¿qué te parece si bajamos a las profundidades? En el subsuelo del Museo de Badalona se conservan los restos arqueológicos de la ciudad de Baetulo y en su exposición permanente podrás descubrir cómo vivían los antiguos romanos. El viaje en el tiempo está garantizado gracias a la cuidadosa ambientación: ¡hay hasta efectos sonoros que se activan al pasar!

 

3. Barrio de Dalt de la Vila

Después de la visita al yacimiento romano, aprovecha para recorrer el barrio de Dalt de la Vila. Su centro neurálgico lo encontrarás en la Torre Vieja y la Parroquia de Santa María, pero deja que el corazón te lleve más allá: paseando por los callejones estrechos te vendrán recuerdos de medinas laberínticas.

 

4. Parque de Can Solei y Ca l'Arnús

¿Necesitas descansar un rato? El parque de Can Solei y Ca l'Arnús es el pulmón verde de Badalona, y seguro que en sus ocho hectáreas encuentras un lugar tranquilo donde relajarte e, incluso, echar una cabezadita. No obstante, abre bien los ojos si eres amante de la botánica: en el parque hay más de 120 especies vegetales entre árboles, arbustos, flores y plantas. 

 

5. Masía Can Miravitges

El entorno ecológico es también uno de los atractivos principales de la Masía Can Miravitges, una casa solariega de origen medieval donde se explica cómo era la vida al campo en aquella época. Actualmente, una parte de la masía acoge la Escuela de Naturaleza Angeleta Ferrer, y son muchas las actividades que allí se organizan para dar a conocer la flora y la fauna del Parque de la Serralada de Marina.

 

6. Monasterio de Sant Jeroni de la Murtra

Otra cita obligada para los apasionados de la historia es el Monasterio de Sant Jeroni de la Murtra: construido en el siglo XII, ¡este cenobio conserva una biblioteca de más de veinte mil ejemplares que es una auténtica joya! Seguro que los Reyes Católicos se la debían enseñar a Cristóbal Colon cuando lo recibieron en el monasterio después de volver de su primer viaje a América...

 

7. Fábrica Anís del Mono

Más contemporánea, pero no menos interesante, es Anís del Mono, una fábrica construida en primera línea de mar a finales del siglo XIX. De estilo modernista, sus instalaciones se pueden visitar, así que no te pierdas la antigua librería, el despacho del gerente y la sala de destilación con las botas de madera gigantes.

 

8. El puente del petróleo

Ahora que estás a pie de playa, ¿por qué no caminas hasta el final del puente del petróleo? Este pantalán único en Costa Barcelona se adentra 250 metros sobre el mar desde una altura de 6 metros y te permite disfrutar de una panorámica absolutamente increíble del litoral de Badalona.

 

  • ¿Buscas una buena excusa para visitar Badalona? La Quema del Demonio, el acto central de las Fiestas de Mayo, te dejará pasmado.


Más información: