Caldes de Montbui, de ruta termal


Hoy, os proponemos una ruta para descubrir la villa termal con el agua más caliente de la península ibérica: Caldes de Montbui. Una población que llegó a tener siete balnearios y donde todavía se mantiene un lavadero de agua termal en uso y una farmacia modernista. Una recomendación: leed hasta el final para descubrir cómo bañaros en aguas termales por sólo 6 euros y de qué espacios históricos podéis disfrutar si decidís ir a uno de los tres balnearios que aún hay en el pueblo.

Y todo ello, acompañados de Cris y Carles, los blogueros de viaje de wetravel.cat, que después de hacer una vuelta al mundo, han decidido conocer a fondo las comarcas de Barcelona. ¿Os animáis a seguir su ruta de un día por Caldes de Montbui?

Las termas romanas de Caldes de Montbui

Ruta de un día por Caldes de Montbui

La tenemos tan sólo a 15 kilómetros de casa y nunca nos habíamos propuesto descubrirla con profundidad. Por Caldes de Montbui han pasado desde romanos en busca de aguas curativas hasta burgueses de Barcelona buscando tranquilidad y bienestar. Nosotros hoy nos proponemos ponernos a remojo para relajarnos y conocer los lugares imprescindibles que hay que visitar en Caldes de Montbui en un día. Este es el itinerario que hemos seguido y que vamos a detallar paso a paso a continuación:

  • 10h Baños Termales El Safareig
  • 12h Visita guiada Caldes termal (Fuente del Lleó, Farmacia Codina, Termas Romanas, Espacio Can Rius, Lavadero de la Portalera)
  • 14h Comida
  • 16h Visita al museo Thermalia
  • 18h Baños termales a uno de los balnearios de Caldes

Baños Termales El Safareig

No hay mejor manera que empezar el día a remojo para ponernos en situación y notar que estamos en una villa termal. El lugar elegido son los Baños Termales El Safareig, un espacio municipal con una piscina alargada ubicada en el antiguo lavadero de Santa Esperança donde sólo hay capacidad para acoger a 15 personas por hora. Los baños tienen un balcón espectacular con vistas a las huertas y a la riera de Caldes y, si tenéis la suerte que os haga un día de invierno tan impresionante como el nuestro, disfrutaréis como niños pequeños. ¡Palabra!

Una hora nos parece suficiente para relajarnos un rato dentro de la piscina, disfrutar de las burbujas que salen de vez en cuando y respirar aire fresco o tomar el sol en la magnífica terraza. Recordad, además, que no es recomendable pasar más de 20 minutos seguidos dentro del agua termal y que aconsejan hidratarse y refrescarse mientras se toma el baño. Os aseguramos que con sólo este rato ya notaréis los efectos del agua termal: ¡relax y piel finísima!

Cris y Carles de wetravel.cat en los Baños Termales El Safareig

Visita guiada Circuito Termal

Hacemos camino hacia la plaza de la Fuente del Lleó para empezar a descubrir los otros atractivos de Caldes de Montbui. A las 12h hay una visita guiada que nos permitirá descubrir la esencia termal de esta villa. La ruta termal incluye los siguientes puntos:

Fuente del Lleó

Es uno de los imprescindibles en Caldes de Montbui y Carles, que muy a menudo saca el niño pequeño que lleva dentro, no se puede resistir a bajar las escaleras y tocar el agua. ¡Pero cuidado! ¡Que 74º queman! Ubicada en la plaza que lleva el mismo nombre que la fuente, ya existía en el siglo XVI. De aquella época sólo se conserva el manantial, que da nombre a la fuente. El resto es de 1927, obra del escultor Eusebi Arnau y del arquitecto modernista Joaquim Manuel Raspall, autor de muchas de las obras que se pueden visitar en la ruta modernista del Vallès Oriental. Un dato que, como garriguenses (Raspall vivió en la Garriga) nos ha gustado saber.

Una fuente de donde aún hoy muchos vecinos cogen agua para hervir las legumbres y que a lo largo de los siglos se ha utilizado para diferentes oficios como para ablandar las almendras de los famosos carquinyolis de Caldes, la madera para construir botas o el mimbre para hacer cestos. Aún hoy también es utilizada para hacer la pasta Sanmartí, una empresa con más de 3 siglos de historia.

La fuente del Lleó de Caldes de Montbui es uno de los símbolos de la villa termal

Farmacia Codina

Entrar en este local es hacer un viaje en el tiempo. Todo lo que se conserva en este espacio es de finales del siglo XIX y principios del siglo XX: botes que todavía contienen elementos para elaborar medicamentos, carteles que muestran imágenes de análisis para saber si la leche materna es de calidad, armarios modernistas, un tierra hidráulico con elementos florales precioso. Los que nos conocéis ya sabéis como nos gustan los edificios modernistas y esta maravilla al lado de Barcelona no tiene la fama de la archiconocida farmacia de Llívia, pero que no le tiene nada que envidiar. Muy interesante también lo que explica el guía de la visita sobre la transformación que hacen las farmacias durante aquella época, cuando pasan de ser un lugar que vivía de espaldas al pueblo, donde sólo iban los familiares de los enfermos, a un lugar hermoso que se relaciona con la salud y no con la muerte.

La farmacia Codina, una relíquia modernista

Termas Romanas de Caldes de Montbui

La joya de la corona de Caldes. Unas de las termas romanas mejor conservadas de la península ibérica, donde todavía se pueden ver todas las gradas de la piscina, además de los arcos de parte del edificio. Las últimas excavaciones que se hicieron en la plaza de la Fuente del Lleó durante su reforma han dado más detalles del espacio, que se dice que fue una estación balnearia donde llegaban personas de todo el imperio. Entrar dentro, bajar los escalones de las gradas e imaginarlo lleno de agua y de romanos nos ha transportado varios siglos atrás de nuevo.

Las termes romanas de Caldes estan muy bien conservadas 

El Espacio Can Rius

El balneario de Can Rius fue uno de los más lujosos de la península y tuvo prestigio en toda Europa, pero creció tanto que no pudo superar la crisis de la guerra civil. Después de estar unos años cerrado, entre los años 50 y hasta principios del siglo XXI, se convirtió en un convento. Actualmente es propiedad del ayuntamiento, pero de momento, sólo se ha recuperado el antiguo comedor y la cocina, unos espacios municipales que se han convertido en salas polivalentes para hacer diferentes actos como conciertos, charlas, cursos o bodas. Este es el espacio que se visita durante la ruta termal, una auténtica joya donde alucinar con los juegos de luces que crean los cristales que, por cierto, sentimos deciros que no son originales.

El Espai Can Rius fue un balnearoi de gran prestigio europeo

El Lavadero de la Portalera

Esto va de viajes en el tiempo, hoy. Llegar al Lavadero de la Portalera es teletransportarse a principios del siglo pasado e imaginárselo lleno de mujeres lavando. Pero más allá de eso, para nosotros, es un lugar que transmite tranquilidad. El ruido del agua brotando, las vistas a las huertas, el vaho que emana el agua termal y el reflejo de la doble escalera en el lavadero crean un ambiente casi místico. Sin duda, ¡nuestro lugar preferido en Caldes! Y aún más cuando nos cuentan que es un lugar que sigue vivo, es decir, ¡donde aún se lava! Van mujeres de Caldes de cierta edad, pero también más jóvenes, y mujeres de otras culturas que lavar a mano les hace recordar sus países de origen. Un lugar donde se sigue cotilleando y ahora, también, se hace intercambio cultural. En definitiva, ¡una pequeña gran joya que no podéis dejar de conocer!

En el Safareig de la Portalera aun se lava a mano con agua termal

Comida en el Cafè del Centre

Y tras descubrir todos estos imprescindibles de Caldes de Montbui, es hora de coger fuerzas. Nosotros nos decantamos por uno de los restaurantes que recomiendan en web de turismo de Caldes, el Café del Centre. Cocina de proximidad a buenos precios y muy recomendable.

Museo Thermalia

Para acabar de tener una visión 360 de la Caldes más termal, os recomendamos hacer la visita al Museo Thermalia. Es un espacio de arte, pero donde también podréis encontrar más explicaciones sobre el agua termal, entre ellas de donde sale. ¿Sabías que es la misma agua de la lluvia, que se va filtrando poco a poco? En ese camino va recogiendo todos los minerales que la hacen medicinal hasta que llega a 3.000 metros de profundidad donde se calienta y poco a poco sube hasta que vuelve a emanar en Caldes. ¡Un recorrido que tarda ni más ni menos unos 12.000 años!

Pero la parte estrella del museo, son las salas dedicadas al escultor de Caldes Manolo Hugué y a su amigo, el reconocido pintor Pablo Picasso. En Thermalia están expuestas las obras que Picasso regaló a la mujer y a la hija de Hugué cuando éste murió. Aunque entre los círculos de arte se considera Hugué como el gran escultor catalán, no ha llegado a ser conocido por la cultura popular. Una pena, porque sus esculturas son auténticas obras de arte.

El Museo Thermalia de Caldes de Montbui

Espacio Cielo

Y acabamos el día como lo hemos empezado: con un baño. Esta vez elegimos uno de los tres balnearios de Caldes. Nos decantamos por el Termes Victòria, que acaba de estrenar unos nuevos baños. El Espaci CEL es un conjunto de 7 piscinas donde os podréis bañar dentro de unos antiguos depósitos del siglo XVIII, que entonces se usaban para enfriar el agua. Cada piscina, una sensación diferente: frío, calor, burbujas efervescentes y no desvelamos nada más, que la idea de este espacio es que descubís por vosotros mismos todo lo que tiene para ofrecer. ¡A nosotros nos ha encantado!

Además, no es el único lugar con historia donde podréis bañaros en los balnearios de Caldes. Si escogéis el Balneario Broquetas podréis relajaros en una antigua piscina romana. ¡Todo un privil·legi, también!

El Espacio Cielo es el nuevo centro termal del balneario Termes Victòria

Información práctica para los Baños Termales El Safareig:

  • Hay que reservar hora por Internet antes de llegar. Los fines de semana suele estar muy lleno, así que recomendamos tener un poco de previsión.
  • El precio es de 6 euros por persona y la entrada te da derecho a disfrutar de las instalaciones durante una hora. Esto significa que también incluye el tiempo que tardes en cambiarte.
  • Sólo hay dos vestuarios y un lavabo. Recomendamos llegar con el bañador puesto, así no tendréis que esperar a cambiaros.
  • El horario es de 10 a 22h de octubre a marzo y de 10 a 00h el resto del año. Creemos que también debe ser una experiencia muy especial bañarse de noche.

Información práctica para visitar Caldes:

  • La visita guiada 'Circuito Termal' cuesta 2,80 euros y sale desde el Museo Thermalia todos los sábados a las 12h y las 17h y todos los domingos a las 12h. El primer y el tercer sábado de mes no se hace la visita de las 12h. Tampoco se hacen los días que hay feria.
  • De todas formas, todos los lugares detallados se pueden visitar por cuenta propia. Sólo debéis tener en cuenta que en las termas romanas, únicamente se puede entrar con la visita (aunque se ven bien desde fuera a través de los cristales), en el Espacio Can Rius también sólo se puede acceder con la visita a no sé que se asiste a un concierto, charla o formación que se haga, y la Farmacia Codina todavía está en activo, pero la parte del museo es cerrada al público. Si los enganchas en un momento sin trabajo, os lo abrirán para echar un vistazo, pero si hacéis la visita guiada os aseguráis la entrada.
  • El precio de entrada al museo es de 3,40 euros. Si vais un día que haya feria, se hacen puertas abiertas.
  • El precio del Espacio Cielo es de 38 euros por persona de domingo a jueves y de 42 viernes y sábados. Esta entrada sirve para disfrutar del espacio dos horas y, aparte, podéis añadir tratamientos y masajes.


Más información:

Avís covid19
Consulteu la pàgina web de cada activitat i establiment per possibles canvis d'horaris o limitacions.