Caminatas con bastones


¿Sabías que la última moda deportiva es practicar la marcha nórdica? Pues sí: salir a andar a ritmo alegre apoyándose en unos bastones parecidos a los de esquí de fondo es una actividad física que tiene cada vez más adeptos. Según los entendidos, es una manera fantástica de ponerse en forma, disfrutar del contacto con la naturaleza y conocer nuevos amigos. Además, se puede hacer en diferentes épocas del año, sobre diferentes tipos de terreno y con diferentes niveles de exigencia atlética. Así que, ¡venga! Una experiencia tan diferente, ¡no puedes perdértela!

En las comarcas  de Barcelona empieza a ser habitual cruzarse con personas que caminan con bastones por la playa o por la montaña. En Calella especialmente, ya que se trata del primer municipio homologado en España para la práctica de esta modalidad deportiva. En esta villa marinera existen varios itinerarios temáticos aptos para la práctica de la marcha nórdica, pero uno de los más destacados es el conocido como "Camino del Mar". Este trayecto, de casi ocho kilómetros de longitud, gusta mucho porque transcurre en la mayor parte de su recorrido sobre una pista de arena completamente plana y paralela a la playa, con tramos de sombra natural gracias a los árboles del paseo marítimo. Además, cada 500 metros hay un fitpoint que indica el kilometraje, así como una estación de entrenamiento físico con información muy interesante. En definitiva: si buscabas un lugar ideal para iniciarte en este joven deporte, la comarca del Maresme te está esperando.        

Por su parte, el Parque Natural de Montesquiu también ofrece rutas de marcha nórdica que te permiten hacer ejercicio mientras descubres rincones singulares del valle del Ges, Orís y Bisaura. Su famoso programa de caminatas guiadas se renueva cada año, pero hay algunas constantes: todas las salidas son de una decena de kilómetros, se organizan durante las matinales de domingo y están dirigidas por un preparador físico que conoce muy bien el territorio. Si te apuntas a alguna de ellas, no sólo tendrás la posibilidad de aprender la técnica necesaria para practicar correctamente la marcha nórdica de la mano de un profesional titulado, sino que explorarás parajes tan bonitos como el salto de Mir en Santa Maria de Besora, el huerto de Getsemaní en Vidrà o el hayedo de la Gravolosa en Sant Pere de Torelló.

 

  • También el Berguedà te ofrece itinerarios para hacer marcha nórdica y disfrutar de paisajes espectaculares. 


Más información: