Cardona, un fin de semana completo


A 585 metros sobre el nivel del mar, un castillo; a 500, un centro histórico único. A 2 kilómetros bajo tierra, toneladas y toneladas de sal y encima, más de 20.000 olivos. El Castillo de Cardona, su núcleo histórico, la Montaña de Sal y los olivos, que intentan recuperar el antiguo paisaje del Bages, forman un conjunto único en Catalunya que se puede visitar en un fin de semana. Dos días intensivos para impregnarse de su historia y de su paisaje, conocer quienes fueron los reyes sin corona y descubrir porque era tan importante el mineral que los rodeaba y si el aceite puede convertirse en el nuevo oro cardonense.

Cris y Carles, del blog de viajes, wetravel.cat, tienen muchas ganas de adentrarse en este territorio que no pisan desde que eran pequeños. ¿Os animáis a seguir sus pasos?

Viernes

  • 19.00h Visita y cata de aceite en Oli Migjorn
  • 23.00h Dormir en la Torre de Bofill

Sábado

  • 11.00h Visita guiada al Castillo de Cardona
  • 13.00h Visita guiada a las Minas de Sal
  • 14.30h Comida en Menut de la Bauma
  • 16.30h Relax en la Torre de Bofill
  • 21.00h Cena en el Casino de Cardona "El Centru"

Domingo

  • 10.00h Mercado de Cardona
  • 12.30h Visita guiada al centro histórico de Cardona
  • 14.00h Comida en el centro de Cardona

**Alojamiento alternativo para familias: Vilar de Cardona

Claustre del castell de cardona

Visita a Oli Migjorn

A 10 minutos de Cardona, empezamos nuestro fin de semana en la villa medieval conociendo su oro líquido. Una finca esta recuperando, desde hace 10 años, uno de los cultivos que se había abandonado el territorio: el olivo. Oli Migjorn comenzó con una pequeña plantación de olivos arbequinas, pero enseguida incorporó la variedad corbella (autóctona del Bages) y ya tiene más de 20.000 olivos repartidos en diferentes fincas de Cardona y los alrededores. Su producto es un aceite de oliva virgen extra ecológico, de gran calidad, que elabora con aceitunas cosechadas en octubre cuando todavía son verdes. El paseo entre olivos mientras durante la puesta de sol es un espectáculo para los sentidos y nos permite ver el trabajo de recuperación del territorio que está haciendo Oli Migjorn. ¿Nuestro rincón favorito? La antigua barraca de pared seca.

Les oliveres de Oli Migjorn

Cata del aceite Migjorn

Tras conocer los productores de este oro líquido, queremos probarlo. La cata se hace con unos vasos azules de los que se frota el culo del vaso con la mano para calentarlo un poco y ayudar a que extraiga todos los aromas. Identificamos los olores e intentamos determinar si es hecho de aceitunas verdes o maduras y si tiene algún defecto. El último paso es probar uno trago para notar la acidez y la persistencia (si es picante, amargo, astringente ...). Hacemos una cata para principiantes y Albert nos ayuda a identificar todos los elementos. Hemos probado el Aceite de la variedad corbella, muy apreciada porque es autóctona y porque tiene un sabor intenso, un toque picante y contiene muchos polifenoles y antioxidantes; y también el de la variedad picual, muy apreciada, equilibrada, intensa y aromática en nariz y boca. También hemos notado las diferencias que tienen con uno refinado y hemos comprobado que no tiene nada que ver con un aceite de calidad. De hecho, Albert nos ha enseñado la importancia para nuestra salud de comprar siempre aceite de oliva virgen extra.

Para terminar de degustar este producto, hacemos una cata de tapas con diferentes aceites. Una pequeña comida que nos permite cenar como reyes rodeados de un paraje tan encantador como el de la finca Migjorn.

El tast d'oli d'Oli Migjorn

Dormir en la Torre d’en Bofill

La Torre d’en Bofill es uno de esos alojamientos que cuestan de encontrar, donde el trato es el que hace que la experiencia de dormir en un alojamiento rural sea única y diferente. Teresa nos acoge como si fuéramos parte de la familia, contándonos la historia de la casa y de cuando decidieron compartirla con visitantes. Son un agroturismo real donde conviven dos negocios: el turístico y el agrícola y ganadero. En su casa se pueden ver animales y descubrir cómo es eso de vivir en el campo mientras disfrutáis de las comodidades de un hotel.

La Torre d'en Bofill a Cardona

Sábado

Hoy nos adentraremos en la historia de Cardona conociendo dos de sus atractivos turísticos más preciados: el inexpugnable Castillo de Cardona y la mágica Montaña de Sal.

Castillo de Cardona

Fue uno de los castillos más importantes y tuvo un papel destacado a lo largo de la historia medieval. Cuando vemos el Castillo de Cardona de lejos, ya nos hacemos cargo de su grandeza, pero cuando entramos nos enamoramos por completo. Su historia comienza en el siglo IX, cuando lo funda Wifredo el Velloso como un castillo de frontera para defender el territorio de los condes de Barcelona de los musulmanes y explotar la famosa montaña de sal. Cardona era un lugar clave porque había el oro blanco de la edad media: la sal, un gran conservante. Era tan importante que incluso se utilizaba como moneda de pago, de ahí el nombre de los salarios.

El castell de Cardona

Torre de la Minyona

Después de explorar el Castillo de Cardona por nuestra cuenta, nos sumamos a la visita guiada de las 11. Empezamos en la Torre de la Minyona, la que fue la torre más alta del castillo con 25 metros de altura. Ahora mide la mitad, pero sigue siendo majestuosa y las vistas que hay desde arriba son imperdibles. Era claramente un punto de control del territorio excepcional desde donde se divisaba (y aún se divisa) desde el Pedraforca y el Cadí hasta Montserrat y por supuesto la preciada montaña de sal. De fuera se puede visitar libremente, pero si hacéis la visita guiada también podréis entrar dentro, donde os explicarán que fue la prisión del castillo y la leyenda de la Minyona. Si os pica la curiosidad busca Adelés y Abdalá.

La Torre de la Minyona del castell de Cardona

Patio de armes o patio ducal

Fue el epicentro de la residencia de los señores de Cardona entre los siglos XI y XV, cuando los hicieron duques y fueron a vivir a Barcelona. Hasta entonces hicieron del castillo uno de los más ostentosos de Catalunya, donde vivían con los soldados y la corte. En la sala dorada, actual comedor del Parador, había habido hasta 100 tapices de lana y seda. Eran tan poderosos que se les llamó "los reyes sin corona" o "los ricos señores de la sal".

El pati ducal del castell de Cardona

Colegiata de San Vicente

Es otra de las joyas que conserva el castillo de Cardona, destinada al poder eclesiástico. Consagrada en 1040, la Colegiata de San Vicente fue una obra de grandes dimensiones (con una nave de 50 metros de largo y 20 de alto) que se hizo sólo con 21 años. Era importante hacerla para impresionar la parte musulmana con un gran templo (también símbolo de poder del cristianismo) y es un ejemplo único del románico lombardo catalán. A nivel decorativo es bastante austera ya que los frescos y retablos que había han desaparecido o se guardan en diferentes museos catalanes. En el claustro de entrada de la colegiata si que aún se conserva una réplica de los frescos de los siglos XII y XIII. Los originales están en el MNAC. De la iglesia, que este año se celebra el milenio, también es interesante la cripta y la tribuna, un lugar ideal para observar la magnitud de la iglesia.

La col·legiata del castell de Cardona

Baluartes y Casamata

La visita guiada termina en la parte más moderna del castillo, la casamata, antiguo polvorín y almacén de armas que se construyó en época moderna, cuando las necesidades defensivas del castillo cambiaron después de la aparición de la pólvora y las armas. Fue entonces cuando también se eliminó parte de la muralla y se construyeron 7 baluartes alrededor del castillo. El espacio de la casamata se ha convertido en un centro de interpretación de la guerra de sucesión donde se explica que Cardona fue el último reducto austríaco, antes de que las tropas borbónicas conquistaran con todo el territorio catalán en 1714 .

Els baluards del castell de Cardona

La Montaña de Sal

La Montaña de Sal de Cardona es técnicamente lo que se conoce como un diapiro salino, un fenómeno único en el planeta de más de 40 millones de años. Una formación geológica que debido a la presión de dos placas tectónicas hace que los sedimentos salinos eleven 120 metros en forma de montaña desde 2 kilómetros bajo tierra. Es por ello que se ha explotado desde el neolítico, porque se ha tenido un mineral tan preciado muy al alcance.

La muntanya de sal de Cardona

Las minas de sal

De fuera son espectaculares y de dentro impresionan. Las minas se abrieron en 1920, cuando Emili Viader descubrió que había potasa y abrió dos pozos que transformaron la vida de Cardona y convirtieron sus minas en unas de las minas de sal potásica más importantes del mundo. Estuvieron abiertas hasta los años 90, llegaron a excavar hasta 1.300 metros de profundidad y más de 300 kilómetros de galerías en diferentes niveles. En 1960, momento de máximo esplendor, llegaron a trabajar más de 1.000 mineros. La visita a la mina dura una hora y nos lleva a descubrir diferentes puntos con formaciones de sal espectaculares.

Les mines de la muntanya de sal de Cardona

Maquinaria del Pozo de Extracción María Teresa

Para complementar la visita os recomendamos entrar en el edificio de máquinas del pozo minero y contemplar la maquinaria alemana Alstom que en los años 20 llegó a Cardona. Las minas llegaron a ser auténticas autopistas donde se trabajaba con maquinaria pesada como excavadoras y camiones. Maquinaria que se entró desmontada y que, desgraciadamente, aún sigue bajo tierra inundada. Actualmente, los niveles inferiores de las minas no se pueden visitar, por seguridad y porque a 40 metros ya están llenas de agua. Actualmente, Salinera de Cardona sigue explotando la mina y extrae sal para consumo animal y para deshelar las carreteras en invierno. La sal que extrae es hasta 10 veces más salada que la sal marina y no es recomendable para el consumo humano. Los pueblos de Súria, Sallent y Balsareny si que siguen explotando minas de potasa.

El museu de les mines de sal de Cardona

Comida en El Menut de la Bauma

Después de las súper clases de historia y geología que hemos hecho, nos merecemos una buena comida. Elegimos El Menut de la Bauma, un restaurante en la plaza de la Fira con un menú casero. Primero, probamos la ensalada de queso de cabra y las patatas rellenas y de segundo, las botifarres de Cardona. Lo rematamos con una crema catalana muy buena.

El menut de la Bauma

Relax en la Torre d’en Bofill

Después de una mañana tan intensa no se nos ocurre un plan mejor que relajarnos en la piscina de la Torre de Bofill. Una piscina semicubierta con todas las comodidades que nos permite pasar una tarde de verano en remojo.

La piscina de la Torre d'en Bofill

Cena en "El Centru"

El Casino Unió Cardonina, conocido popularmente como El Centru, es otro de los locales que hay alrededor de la plaza de la Fira de Cardona. Propiedad de la misma familia casi desde los inicios, siempre había estado alquilado. Eulàlia es la primera generación de la familia propietaria que se hace cargo. Hace 5 años que tomó las riendas de la cocina después de hacer un cambio radical en su vida. Ofrece tapas calidad y diferentes. Nosotros, para cenar, probamos el salmón marinado, el steak tartar, el jamón ibérico y los calamares a la romana, un clásico del local.

El Centru de cardona

Domingo

Hoy nos centraremos en el núcleo histórico de Cardona para acabar de entender la importancia que esta villa tuvo durante la Edad Media.

Mercado de Cardona

Si sólo tenéis un día para visitar Cardona, os recomendamos hacerlo en domingo, día de mercado. La plaza de la Fira y la plaza del Mercado se llenan de puestos, pero también lo hacen las calles del centro, donde los comercios están abiertos y sacan sus gangas en la calle. Como marca la tradición, el domingo, después del mercado, los de Cardona, van a hacer el vermut con calamares a la romana. Nosotros, además, visitamos Cardona justo después de las fiestas de los barrios y encontramos todo el centro engalanado con banderolas de colores.

El poble de Cardona

Ruta centro histórico de Cardona

Turismo Cardona ofrece una visita guiada por el casco antiguo, que permite descubrir los espacios más importantes de la ciudad. La visita comienza en el Centro Cardona Medieval, donde nos enseñan la carta de población de Cardona, la más antigua de Catalunya y de la Península Ibérica. Un documento del año 986, donde se relatan los privilegios que tendrán las personas que decidan poblar esta tierra hostil. Como se trata de un territorio estratégico porque tiene la sal, los condes de Barcelona dan libertad a todos los que vayan a vivir, también les dan el derecho a la propiedad privada y les permiten a todos los habitantes coger sal cada jueves, entre otros privilegios.

Un carrer del centre històric de Cardona

Plaza del Mercado

La plaza del Mercado, al lado de la a la iglesia, es uno de los lugares más antiguos del pueblo, donde los mercaderes de Cardona se hicieron sus casas. Casa Mas, Casa Vilar o Casa Sala son algunas de las viviendas que aún perduran. El gran poder adquisitivo que llegaron a tener estos mercaderes los hizo actuar como señores y, algunos de ellos, pagaron parte de las reformas de la iglesia.

La plaça del mercat de cardona

Iglésia de San Miguel de Cardona

El año 1031, Cardona ya tenía una iglesia. De hecho, el actual campanario es románico, pero la iglesia se reformó en el siglo XIV, para adaptarse a la moda del momento y hacerla más grande. El actual templo se mantiene casi intacto al que se consagró en el año 1397. Un ejemplo de gótico catalán, austero, elegante y sobrio, con más luz. La portalada, de gran tamaño, casi parece la entrada a una catedral. Fue pagada por la familia Aguilar, que hizo poner su escudo en la clave de bóveda. Dentro, fijaros en las capillas laterales, una por cada una de las familias de los mercaderes que pagaron la remodelación del templo. Y también con la madre de Dios, de origen francés, y el retablo de Santa Ana del siglo XV, donde hay una gran crítica social a los personajes más poderosos de la época.

L'església de Sant Miquel de Cardona

Cata de productos de Cardona

La visita guiada termina en la plaza de Santa Eulalia, donde hay una pequeña capilla y donde está documentado que se encontraba el hospital medieval. También conocida como la plaza de las Coles, hay un local con este nombre que nos ofrece una degustación de productos de la zona. Mermeladas, quesos, vinos, vermuts y aceites. ¡Un final ideal a la hora del vermut!

La plaça de les cols de cardona

Vilar Rural de Cardona (alojamiento familiar)

Si visitáis Cardona con familia, una de las mejores opciones para alojarse es el Vilar Rural de Cardona. Los Vilars Rurals son establecimientos pensados ​​expresamente para que las familias tengan una estancia con todas las comodidades de casa, desde cunas para los más pequeños, hasta alzadores para ayudar a los niños a llegar a la pica. Además también ofrecen actividades como visitas a la granja, en el huerto, excursiones y talleres.

El Vilar Rural de Cardona

Información práctica

  • Oli Migjorn. El tercer domingo de cada mes hay visita a los olivos, con cata de aceite y cata de tapas por 20 euros por persona. También se puede hacer las actividades bajo reserva cualquier otro día por 25 euros por persona.
  • Torre d’ene Bofill. El precio en habitación doble y media pensión son 68 euros por persona.
  • Castillo de Cardona. La visita al exterior del castillo es libre. Si hacéis la visita guiada (diferentes horarios, 8 euros adultos / 4 euros niños), también podréis entrar en la torre de la Minyona, en la colegiata y en la Casamata. Haciendo la visita de las 11h (en castellano) os da tiempo a llegar a la visita guiada de las 13h de la Montaña de Sal. También hay visita guiada a las 10.30 (inglés) y a las 13h y las 17h (catalán).
  • La Montaña de Sal. Sólo se puede entrar a la mina con visita guiada (diferentes horarios, 12 euros adultos). Incluye el transporte hasta la montaña y la guía. El acceso a los diferentes espacios museos es libre. También hay visitas teatralizadas para familias.
  • Visitas guiadas en el centro histórico de Cardona. Se hacen cada sábado (12.30h y 18.30h) y domingo (12.30h). Cuestan 5 euros e incluyen también una degustación gastronómica al final.
  • Cardona Ticket. Cardona Turismo da la opción de comprar un ticket único para hacer todas las visitas guiadas (Montaña de la Sal, Castillo de Cardona, Visita Guiada Cardona) por 21 euros adultos (diferentes precios en función de la edad de los niños). También hay otras opciones de tickets combinados que incluyen visitas teatralizadas o la visita al museo de Cardona.
  • Vilar Rural. Los precios para las habitaciones familiares son a partir de 100 euros e incluyen el desayuno.


Más información: