VEN A VIVIR EXPERIENCIAS INOLVIDABLES CERCA DE BARCELONA

Descubre todas las actividades turísticas que puedes realizar en los pueblos y las ciudades de las comarcas de Barcelona. ¡Hay tantas propuestas que no te las acabarás! ¿A qué esperas para empezar a viajar?

Centro histórico de Manresa


Con más de mil años de historia,  Manresa reúne un  importante patrimonio cultural, que incluye desde restos del recinto amurallado y una basílica gótica hasta casas modernistas. Para conocer su pasado medieval, la singular calle del Balç es un magnífico punto de partida: de piedra, estrecha, cubierta y sinuosa, transporta al visitante al siglo XIV y brinda una experiencia esencial, puesto que es la única calle de Manresa que penetra en la roca

Además, en sus laterales, acoge los bajos de las calles sobrepuestas a la plaza Mayor, a las que también se podía acceder desde la calle Sobrerroca. Estas construcciones han originado el mito de una ciudad subterránea, con pasillos que conectaban con la torre de Santa Caterina, una leyenda que todavía dota de más personalidad a la calle.

De construcció més recent és un dels monuments més icònics de Manresa: la basílica de la Seu, situada al cim del Puigcardener. Tot i que es té constància en aquest emplaçament d’un primer edifici de culte des del segle IX i d’una església romànica del segle XII, l’actual basílica gòtica no es construí fins al segle XIV, seguint un projecte de l’arquitecte Berenguer de Montagut. Considerada un dels millors exemples de gòtic català, és de visita obligada, com també ho és el Museu Comarcal de Manresa, que compta amb una rellevant col·lecció de ceràmica del segle XIV, entre d’altres reclams.

Para sumergirse de lleno en el ambiente de la Edad Media, conviene visitar el centro de interpretación de la calle del Balç, ubicado en un antiguo casal. El equipamiento presenta un montaje multimedia que explica este conjunto patrimonial único y permite conocer cómo era la Manresa del siglo XIV a través de una visita narrada por el rey Pedro III el Cerimonioso.

El centro de Manresa esconde más recuerdos medievales, si bien no son fáciles de descubrir. Por ejemplo, para acceder a la calle En Botí desde la calle Sant Miquel hay que pasar bajo un arco gótico, y en la vivienda situada encima se conserva un ajimez, un elemento que todavía hace más especial este rincón medieval de la ciudad.

La torre del portal de Sobrerroca es otro vestigio medieval de interés. Situada al inicio de la calle Sobrerroca, era clave en el sistema defensivo de las murallas y es uno de los pocos elementos militares que aún se mantiene en pie. De hecho, es la única torre de las murallas que se conserva a día de hoy. Construida en el siglo XII, formaba parte del segundo circuito de murallas e iba acompañada de una torre gemela, con la que se unía mediante un arco superior, formando el llamado portal de Sobrerroca.

Más reciente es uno de los monumentos más icónicos de Manresa: la basílica de la Seu, situada en la cima del Puigcardener. Aunque se tiene constancia en este emplazamiento de un primer edificio de culto desde el siglo IX y de una iglesia románica del siglo XII, la actual basílica no se construyó hasta el siglo XIV, siguiendo un proyecto del arquitecto Berenguer de Montagut. Considerada uno de los mejores ejemplos de gótico catalán, es de visita obligada, como también lo es el Museo Comarcal de Manresa, que cuenta con una relevante colección de cerámica del siglo XIV, entre otros reclamos.

¿SABÍAS QUE...?

En la época medieval, Manresa se convirtió en lugar de residencia de la nobleza local, con estirpes como los Peguera. Nobles y burgueses vivían en la calle Sobrerroca, considerada entonces la principal vía de la ciudad. En cambio, la calle del Balç presentaba un ambiente más popular y gremial.


Más información: