De ruta en tranvía


¿Sabiáis que al lado de las paradas del tranvía (Tram como lo conocen en Barcelona) hay obras de arte que nos ayudan a entender el pasado arquitectónico del Baix Llobregat? La Ruta del Tram esconde muchos tesoros, pero nosotros hoy queremos centrarnos en la arquitectura. Por ello, empezaremos en Esplugues de Llobregat descubriendo Can Tinturé y el museo de La Rajoleta, seguiremos hasta Sant Joan Despí descubriendo la obra modernista de Jujol y acabaremos en Sant Just Desvern para conocer uno de los edificios más singulares de Catalunya, el Walden 7 .

Nos llevará Cris, del blog de viajes wetravel.cat, que ha creado una ruta de un día para que podáis disfrutar de todos los atractivos sin tener que correr. Os proponemos hacer esta ruta un domingo, ¿os animáis a seguir sus pasos?

10.00h Can Tinturé (por libre)

11.00hVisita guiada al Museo de La Rajoleta

12.30h< Centro Jujol- Can Negre (por libre)

14.30h Mirador de SanT Just Desvern

15.00h Comida en El Mirador

17.00h Edificio Walden 7

Esperant el Tram

Esplugues de Llobregat

Al final del artículo os explicaré con detalle el recorrido que hay que hacer con el Tram para seguir esta ruta, pero la primera parada que hago es en Esplugues, donde me esperan dos museos: Can Tinturé y el Museo de La Rajoleta. Será el primer contacto con la arquitectura del Baix Llobregat, donde descubriré un elemento básico, pero imprescindible en la decoración de las viviendas catalanes durante muchos años: el azulejo.

Can Tinturé

Can Tinturé conserva la colección de azulejos de muestra de Salvador Miquel. Una exposición de las baldosas que decoraron viviendas catalanas desde los tiempos medievales hasta el momento en que se industrializó su proceso de fabricación. Salvador Miquel, de la Barceloneta, se dedicó a recuperar todo tipo de azulejos ya que creía que eran testimonio artístico e histórico de la arquitectura catalana. Esplugues compró su legado tras descubrir la vinculación de la población con la fabricación de baldosas a lo largo de la historia.

La Cris a Can Tinturé

Los azulejos de mostra, pequeñas obras de arte

Son piezas cerámicas de producción muy abundante con temática generalmente geométrica pensadas para poner una al lado de la otra y hacer un dibujo infinito. Pueden ser de motivo cerrado, donde cada azulejo tiene un motivo independiente, o de motivo abierto, que necesita más de un azulejo para configurar un dibujo entero. Para Salvador Miquel era una expresión de riqueza cultural que había que preservar, pequeñas obras de arte.

Les rajoles de mostra de Can Tinturé

Los hornps de La Rajoleta

Como se fabricaban estas baldosas de muestra, pero sobre todo las que se fabricaron en plena industrialización, lo descubriréis en el Museo de Cerámica La Rajoleta. Esta antigua fábrica de cerámica Pujol y Bausis, nos descubre diferentes hornos y modos de cobre baldosas. Unos de los hornos más singulares son los de cuello de botella, que aguantaban altísimas temperaturas, pero en la fábrica también conoceréis los hornos árabes o de reflejo metálico.

Les forns de coll d'ampolla de La Rajoleta

Museo de Cerámica La Rajoleta

No os perdáis el interior del museo. Es una maravilla donde descubriréis a fondo la historia de esta fábrica, una empresa pionera en el país que tuvo una vinculación muy importante con las obras de Gaudí y de otros arquitectos modernistas. La Rajoleta produjo baldosas que se encuentran en el Palau Güell, el Parque Güell, el Palau de la Música o en el Hospital de Sant Pau. Esto fue posible gracias a la época de esplendor de la fábrica, gestionada por Pau Pujol, hijo de Jaume Pujol i Bausis, fundador de La Rajoleta. Pau Pujol era ingeniero industrial y conocía los arquitectos del momento y es por eso que las baldosas de Esplugues están presentes en grandes obras modernistas.

El museu de ceràmica de la Rajoleta

Sant Joan Despí

Mi particular ruta arquitectónica por el BAix Llobregat sigue con el modernismo de Sant Joan Despí, concretamente la que me lleva a conocer la obra de Josep Maria Jujol. Sólo visito el Centro Jujol-Can Negre por libre, pero si os sobra tiempo o vais un día con más tiempo, podéis hacer la ruta modernista de Jujol en Sant Joan Despí, que se hace guiada el último domingo de cada mes e incluye edificios como la Torre de la Cruz, también conocida como la Torre de los Huevos, la primera obra de Jujol en el municipio.

La Torre de la Creu de Jujol

Centro Jujol- Can Negre

La obra más reconocida de Jujol en Sant Joan Despí es el Centro Jujol-Can Negre. Actualmente es un edificio público que incluye la Escuela de arte, pero a principios del siglo XX era la masía de una de las familias más influyentes de la zona, los Negre. Ellos quisieron hacer una reforma en la casa y la encargaron a Jujol que, manteniendo la esencia, la convirtió en la joya modernista que es a día de hoy haciendo un homenaje a la virgen María. En la fachada, el esgrafiado representa su vestido. Fijaros también en el banco de trencadís que hay en la entrada, Jujol era un artista de esta técnica y, de hecho, los bancos del Parque Güell o algunas partes de la Pedrera son obra suya.

El Centre Jujol-Can Negre

El interior del Centro Jujol-Can Negre

Pero la parte de la obra más impresionante del Centro Jujol-can Negro está en el interior y, concretamente, a la escala que va del segundo al tercer piso. Jujol alzó la casa un piso y es aquí donde pudo explayarse más, ya que en el resto de zonas mantuvo la estructura y todas las aberturas que ya tenía la masía. Convirtió la escalera del segundo al tercer piso en la subida al cielo, pintada de azul y llena de motivos religiosos. En una parte se pueden ver San Pedro y Santa Engracia, los nombres de los propietarios de la casa, detalles que incorpora Jujol que hacen de esta obra tan especial. Tampoco se pierdan la capilla, otra obra dentro de la casa, donde podrá apreciar su arte basado en el reciclaje y el reaprovechamiento de los materiales. Una lámpara hecha de hierro forjado, pero llena de movimiento, o una ventana partida en tres partes con un engranaje de apertura diferente para cada parte. El ingenio de Jujol era interminable y siempre pensaba en hacer espacios estéticamente bonitos, pero a la hora funcionales. Por entretener a descubrir los detalles de la casa, encontrará más de una sorpresa.

L'escala del Centre Jujol-Can Negre

Sant Just Desvern

La última parada de esta ruta la hacemos en Sant Just Desvern. Si por algo se ha hecho conocido este municipio del Baix Llobregat es por tener uno de los estudios de arquitectura más reconocidos de Catalunya. El Taller de arquitectura Ricardo Bofill es también el culpable de que cada vez más turistas se acerquen a la población para descubrir una rareza arquitectónica: el edificio Walden 7. Pero no es su único atractivo.

El Mirador de Sant Just

El Mirador de Sant Just

Si cruzáis el Baix Llobregat para llegar a Barcelona seguro que os habrá llamado la atención un torre estrecha y larga en el centro de la población. Es el mirador de Sant Just. Con 105 metros de altura se consiguen unas vistas de parte de la comarca y Barcelona envidiables. La torre es la antigua chimenea de la fábrica de cemento Sanson (aún en activo en Sant Feliu de Llobregat), que se reconvirtió en un mirador con un ascensor con tierra y techos transparentes que te lleva a ver las mejores visitas panorámicas de la comarca.

Les vistes del mirador de Sant Just

Comida en El Mirador

En la base de la torre, a 30 metros sobre el suelo, se instaló el restaurante el Mirador, un establecimiento que trabaja con producto de proximidad del Parque Agrario del Baix Llobregat. Un espacio gastronómico muy acogedor, de forma circular y de paredes de vidrio situado alrededor de la chimenea. Ofrece platos a la carta y menús de temporada elaborados con un producto fresco local muy bien elaborado. Una comida deliciosa y con vistas que no os decepcionará.

El restaurant El Mirador

Walden 7

300 viviendas y 1.000 vecinos en un edificio. El Walden 7, construido en los años 70, fue una utopía hecha realidad del Taller de Arquitectura de Ricardo Bofill. Un conjunto de arquitectos quisieron hacer realidad las teorías de un pensador americano de hacer una nueva manera de vivir: una ciudad vertical donde hubieran todos los servicios necesarios, desde tiendas hasta escuela y médico. Una idea se llegó a hacer del todo realidad y que debido a sus defectos de construcción estuvo a punto de derribarse. Finalmente, vecinos y administraciones rehabilitaron este edificio tan singular que hasta que no tienes delante no te haces a la idea de su magnitud. Dicen que de las 300 viviendas de 30, 60 o 90 metros cuadrados no hay ninguna igual y que en los 70 vivieron bohemios y hoy lo habitan los que ya se conocen como waldenitas.

El Walden 7

De ruta con el Tram

A partir del 1 de octubre, Turismo Baix Llobregat vuelve a poner en funcionamiento la campaña "De ruta amb el Tram". Nuevas promociones de la Ruta del Tram que incluyen descuentos a todos los atractivos turísticos de la comarca. Una campaña que cuenta con novedades como un listado de restaurantes km0 del Baix Llobregat que cocinan con producto fresco del Parque Agrario. Podéis encontrar toda la información en www.rutadeltram.cat.

De ruta amb el Tram

Información práctica

  • La ruta que os propongo en este post está pensada para hacer un domingo, cuando están abiertas las instalaciones que proponemos visitar.
  • Indicaciones y paradas para hacer esta ruta arquitectónica: debéis llegar a la parada "Puente de Esplugues" para hacer la visita a los museos de Esplugues. Después tendréis que volver a esa misma parada y tomar un T1 o un T2 hasta "Bon viatgee", en dirección Llevant-Les Planes (15-20 minutos). Para ir a SanT Just, volved a "Bonn viaje", tomad un T1 o un T2 en dirección Francesc Macià hasta "Montesa". Allí haced transbordo, cambiad de vía y tomad un T3 en dirección Sant Feliu-Consell Comarcal hasta la parada "Walden". Calculad que para hacer este tramo podéis tardar 30 minutos, debido al transbordo y a que la frecuencia de los T3 es menor al resto de tranvías.
  • Ruta del Tram. Para hacer uso de los descuentos de la ruta, sólo los tenéis que descargar de la <web, donde también se pueden consultar todas las actividades y descuentos que hay.
  • Can Tinturé. Abre de martes a sábado de 17h a 20h y el sábado, domingo y festivos de 10 a 14h. El precio de la entrada es de 3 euros, gratuita, los sábados. Combinada con el museo de La Rajoleta son 4 euros, con un 50% para usuarios de la Ruta del Tram. Los domingos también hacen visitas guiadas a las 12h.
  • La Rajoleta. Abre domingos de 11 a 13h y sólo se puede visitar con visita guiada a las 11h o las 13h. El precio de la entrada es de 3 euros, combinada con Can Tinturé son 4 euros, con un 50% para usuarios de la Ruta del Tram.
  • Centro Jujol-Can Negre. El precio de la entrada es de 2,60 euros; con un 10% de descuento con la Ruta del Tram. También os gustará saber que el último domingo de cada mes a las 11h se hace una ruta guiada a todas las obras de Jujol del municipio que cuesta 6 euros, con un descuento 2x1 con la Ruta del Tram.
  • El Mirador y el restaurante El Mirador. La entrada para acceder al mirador es gratuita. Tenéis que subir en ascensor hasta el piso del restaurante y allí pedir el acceso para subir al mirador. Los menús en el restaurante tienen diferentes precios, pero el menú diario cuesta 16.95 euros (más IVA) y el menú a la carta los fines de semana os puede salir entre 25 y 30 euros por persona.
  • Walden 7. No se permite la entrada en el interior del edificio. Pero desde fuera y desde el mirador os podéis hacer una idea de la magnitud del Walden 7.


Más información: