¡Descubre la fauna autóctona!


La fauna que habita los espacios naturales de Cataluña es, mayoritariamente, la propia de los ecosistemas mediterráneos, presente en muchos países de los alrededores del Mare Nostrum. Sin embargo, una minoría de especies son endémicas de una zona determinada, y prácticamente no se pueden encontrar en ningún otro lugar del mundo. En las próximas líneas te explicamos en qué lugares de las comarcas de Barcelona es posible ver fauna autóctona catalana.

En el Parque Natural del Montseny, declarado por la UNESCO Reserva de la Biosfera, con un poco de paciencia y de suerte verás varios animales, o, cuando menos, ¡seguro que podrás oír algunos pájaros! Ahora bien, como especie autóctona debemos mencionar el tritón del Montseny, la única especie vertebrada endémica de Cataluña y único urodelo endémico de la Península Ibérica. Vive en la cuenca del río Tordera, y desgraciadamente se encuentra en peligro de extinción, así que si lo ves -¡como con todos los otros animales, por supuesto!- déjalo que siga con su actividad. ¿Cómo lo podrás identificar? Tiene el cuerpo color pardo chocolate, el vientre color crema, y puede presentar unas manchas amarillas pálidas en el cuerpo y en la cola. Necesita moverse por aguas frías, limpias, oxigenadas y con fondos pedregosos.

Si probablemente el tritón te costará de ver, con el fartet tampoco lo tendrás fácil. Y es que estamos hablando de un pez, que además no pasa de los 4,5 cm de longitud, y que vive en las lagunas litorales, humedales y desembocaduras de ríos y acequias. En las comarcas de Barcelona lo tenemos en el Delta del Llobregat. Más allá de Cataluña prácticamente sólo se le ha visto en Valencia, Murcia y una pequeña parte de Andalucía. En el Delta del Llobregat también viven otros animales poco presentes en muchos lugares, tales como el galápago leproso, así como algunas especies en peligro de extinción, entre las que están el avetoro, la pardela balear y el águila pescador.

Ahora bien, si te quieres asegurar poder ver un ejemplar de fauna autóctona, e incluso acariciarlo, y además una especie convertida por muchos en un símbolo, lo mejor que puedes hacer es ir a Fuives, en Olvan (comarca del Berguedà), donde encontrarás la reserva más importante de garañón o burro catalán. De hecho, fue aquí donde se empezó a recuperar ahora hace 37 años este animal en peligro de extinción, un burro que se caracteriza por su dimensión, más grande que el resto de razas del mundo, su pelaje corto y suave en verano y largo y espeso en invierno, y su temperamento enérgico y apacible al mismo tiempo. ¡En las visitas guiadas que se realizan te explicarán un montón de cosas!

  • También podrás conocer el burro catalán, así como todas las otras razas de burros de la Península, en Rukimon, en el Maresme.


Más información: