Desconexión en Vidrà


Si queréis un fin de semana rural, de conexión con la naturaleza y con un alojamiento como los de antes, Vidrà es vuestra escapada. Esta población en el extremo norte de Osona, nos recibe vestida de la primavera más exuberante que recordamos desde hace tiempo. Lloviznando, con las montañas de un verde casi fluorescente y con los prados llenos de vacas, Vidrà se mantiene como un pueblo rural, donde los únicos alojamientos son un hostal y un camping y las únicas tiendas del pueblo, una panadería y un colmado. Lo que más nos gusta es su banda sonora: una mezcla de los cencerros de las vacas con el canto de los pájaros.

Si esta atmósfera no os parece suficiente para desconectar, os proponemos disfrutar de un baño de bosque, comer buenos embutidos y descubrir el entorno natural de Vidrà acompañados de Carles y Cris del blog de viajes wetravel.cat. Un fin de semana ideal para desconectar del día a día y reconectar con la naturaleza.

Masia i vistes a Vidrà

Ruta de un fin de semana en Vidrà

Después de hacer la carretera de curvas que separa Sant Quirze de Besora de Vidrà ya notamos la desconexión. Vidrà está relativamente aislado y esto es sinónimo de tranquilidad. No podemos dejar de pensar en la actividad que tenemos prevista para el sábado por la mañana. Haremos un baño de bosque y sólo sabemos que tiene una parte terapéutica y que nos permitirá disfrutar de la naturaleza hasta las 4 de la tarde. También esperamos encontrar un ambiente rural y, nos apetece mucho, descubrir sus tesoros naturales, en una excursión domingo por la mañana. Este es el planning del fin de semana de desconexión que nos espera:

Viernes

  • 21.00 h Llegada y cena en el Hostal Serrasolsas

Sábado

  • 10.00 h Baño de bosque
  • 14:00 h Picnic en la Vila
  • 16.00 h Visita a Embutidos Collfred
  • 18.00 h Visita a Vidrà
  • 20.30 h Cena en el hostal

Domingo

  • 10.00 h Excursión guiada con Muntanya i Natura 
  • 14.00 h Comida en el Camping Vidrà
Vaca a Vidrà

Hostal Serrasolsas

Tiene un centenar de años y, realmente, entrar es como zambullirse en un túnel del tiempo. No retrocedemos un siglo, pero si unas cuantas décadas. Sencillo pero acogedor y con un trato personalizado, tenemos la sensación de que en el hostal Serrasolsas pasaremos un muy buen fin de semana.

Ya han tomado las riendas de la gestión la tercera y la cuarta generación, pero el avi Pere, de 87 años, se resiste a dejar de servir las cenas. No hay carta, el menú se canta. Es fácil: de primero, sopa o verdura y de segundo, varias opciones de carne, tortilla o embutidos. Y bueno, muy bueno, como en casa.

Hostal Serrasolsas de Vidrà

Sábado

Nos despertamos y lo primero que hacemos es abrir la ventana. Ante nosotros, el impresionante roble de la Creu de l’Arç nos dice buenos días y, de fondo, vemos como la niebla inunda la llanura de Vic. El día está medio tapado, ha llovido y el olor a tierra mojada impregna la habitación. No podemos imaginar una mejor atmósfera para iniciarnos en un baño de bosque. ¡Vamos!

Baño de Bosque: ¿qué es?

Puntual, Berta, nuestra guía del baño de bosque que ofrece el Bosque Terapéutico de Vidrà nos espera delante del hostal. Mientras esperamos al resto del grupo con quien haremos la actividad, nos empieza a dar nociones de la experiencia que viviremos hoy. Baño de bosque es el nombre que se ha dado al término japonés Shinrin-Yoku que literalmente significaría "adentrarse en la atmósfera de un bosque". La lentitud y el silencio son los dos elementos principales que caracterizan esta práctica que no deja de ser una actividad dirigida para propiciar la salud y el bienestar. Científicamente, se ha demostrado que los fitocidas, unas partículas que producen los árboles, aportan innumerables beneficios para la salud como la mejora de nuestro sistema inmunológico y un mejor estado de ánimo. Concretamente, Berta nos cuenta que podemos experimentar la disminución de la frecuencia cardíaca y de la tensión arterial, la modificación de la variabilidad cardíaca, la disminución de los niveles de hormonas del estrés, la relajación cerebral y, al mismo tiempo, la activación del sistema inmunitario. Realmente, hemos comprobado que la conexión con la naturaleza nos relaja, pero ¿realmente nos puede provocar todos estos beneficios?

Bany de bosc a Vidrà

El bosque de las Torrenteres

Cuando ya estamos todos, nos desplazamos hasta el bosque de las Torrenteres donde haremos la actividad y Berta nos sigue explicando detalles de esta práctica. La producción de los fitocidas aumenta con los años de los árboles y por ello es importante hacer el baño de bosque en un bosque maduro, como el de las Torrenteres. Este es un 7 bosques terapéuticos que se han clasificado en Catalunya y que se consideran maduros porque hace más de 100 años que no ha intervenido el hombre. Según nos cuenta Berta, dos horas de baño de bosque producen beneficios durante dos o tres semanas y en Japón ya es habitual que los médicos los receten en lugar de las pastillas. Con toda la información, ya sólo nos queda probarlo.

Bany de bosc Vidrà Carles

La experiencia del baño de bosque

Vivimos el baño de bosque como una especie de meditación y como una experiencia 100% recomendable. La conexión que conseguimos con la naturaleza y el bosque a través de la guía de Berta es brutal. Caminar despacio y hacerlo en silencio nos permite fijarnos en detalles que, a nuestra día a día, pasan desapercibidos. Carles fija la atención en la cantidad de animales que habitan el bosque: babosas minúsculas, moscas tranquilas que no huyen al acercarse y caracoles más lentos de lo habitual. Yo (Cris), en cambio, después de que Berta explique que se ha demostrado científicamente que las plantas tienen sentimientos y que se comunican entre ellas, no puedo evitar tocar los árboles. Sobre todo, me llaman los que están cubiertos de musgo y los que están cerca del arroyo que atraviesa el bosque. ¿Tiene algún significado? Pues que el color verde y el agua se asocian a la vida. Carles dice que ha conseguido desconectar el segundo de entrar en el bosque, a mí me ha costado más, pero, al final, las poco más de dos horas que hemos estado, ¡me han pasado volando! La sensación de los dos al salir es paz, tranquilidad y la necesidad de (re)conectar con la naturaleza más a menudo.

Bany de bosc Vidrà Cris

Pícnic en la Vila

La actividad no termina con el baño, sino que se complementa de un picnic buenísimo en un lugar espectacular, la masía de la Vila, ubicada en un paraje encantador rodeado de bosques, bajo un antiguo pajar totalmente restaurado. De menú, frutos secos y aceitunas para picar, pan con tomate, quesos, embutidos y una ensalada de arroz y lentejas buenísima. De postre, coca de la panadería del pueblo, chocolate y fruta variada. Sencillo, pero se nota que son productos de proximidad y de calidad.

Picnic a Vidrà

Embutidos Collfred

Osona es tierra de embutidos, de buenos embutidos. Hoy tenemos la oportunidad de conocer los embutidos Collfred, una empresa familiar que elabora de manera artesanal y tradicional, sin conservantes ni aditivos. Con más de 25 años de historia, Collfred, miembro de Fet a Osona, se encarga de todo el proceso de producción desde la cría de ganado (ahora sólo crían vacas) hasta la venta de sus productos en 3 tiendas diferentes (Sant Quirze de Besora, Tona y Vic) y a través de Internet. A Vidrà, tienen la producción y es posible hacer una visita si lo concertáis antes y sois un grupo de 6 personas. Sinó, en la panadería del pueblo podréis comprar algunos de sus productos. Nuestros favoritos, los bulls y la longaniza.

Embotits Collfred Vidrà

Visita de Vidrà

Tiene sólo 160 habitantes y, a diferencia de los pueblos de su tamaño, es uno de los municipios más jóvenes de Cataluña. Su núcleo, coronado por la iglesia con tejas de cerámica, es encantador. Lo cierto es que la visita se termina pronto, pero os recomendamos subir hasta la iglesia, rodearla y perderos por las callejuelas más estrechas. Desde una de las fachadas de la iglesia, hay visitas a los prados, territorio de las vacas que también habitan Vidrà y que ya os aeguramos que son más que 160. 

Casc antic Vidrà

Masía del Cavaller

Es uno de los imprescindibles de Vidrà. Está considerada una de las masías más importantes de Catalunya. El actual edificio es un notable ejemplo del barroco de 1787 y es una obra incluida en el inventario del Patrimonio Arquitectónico de Catalunya. No es visitable por dentro, ya que sólo la alquilan para eventos y bodas, pero admirarla por fuera vale la pena.

Masia Cavaller Vidrà

Domingo

Después del relax de ayer, hoy queremos más naturaleza, pero nos apetece más marcha. Tenemos programada una excursión con guía para conocer parte de los entornos de Vidrà y acabaremos el fin de semana comiendo en el camping del pueblo, donde nos han dicho que cocinan muy bien.

Excursión guiada con Muntanya i Natura

Alba es la guía de la empresa Muntanya i Natura que nos acompañará por los entornos de Vidrà. Certificada como técnico deportivo de montaña, se conoce casi como la palma de la mano toda la zona del Vidranès y el Bisaura y nos cuenta que haremos una ruta circular de unos 6,5 kilómetros en 3 horas con un desnivel de unos 250 metros. Pasaremos por el Forat Micó, un desfiladero entre la sierra de Bellmunt y la sierra Corulla y veremos los puntos de detallamos a continuación.

Excursió Vidrà Cris

La Tosca dels Degollats

La primera parada es esta surgencia de agua natural que con el paso de los años ha creado una escultura natural entre la vegetación. Es así como se crea la llamada piedra pómez, con la cal del agua y la vegetación. Recomendamos verla desde abajo y coger el camino de 2 minutos que sube por detrás, donde está la pequeña cueva desde donde surge el agua. Pero, por favor, no escaléis ni piséis la piedra allí donde cae el agua, es un terreno muy vulnerable que debemos conservar entre todos.

La tosca dels degollats Vidrà

El molino viejo y el molino nuevo

Entre senderos, llegamos en el Salt del Molí i entenderemos porqué antiguamente se ubicaron dos molinos. Después de ver la cascada, empezamos a subir y encontramos, primero, los restos del molino viejo y, después, las del molino nuevo. El paso del río Ges convirtió la zona es un lugar ideal para la construcción de molinos de harina como estos dos que estuvieron en uso hasta principios del siglo XX. 

El molí nou de Vidrà

El puente de Salgueda  

La última parada, antes de volver a Vidrà, es el puente de Salgueda. Alba nos cuenta que popularmente se dice que es románico, pero nos enseña una fecha grabada en la piedra que dice que data de 1845, lo que pone en duda que sea medieval. Sin embargo, la vista, una vez lo atravesamos, merece la pena.

Pont de Salgueda a Vidrà

Comida en el Càmping Vidrà

Para terminar nuestro fin de semana de desconexión nos espera una comida en el camping Vidrà. Alba nos ha advertido que Bea cocina bien y se ha quedado corta. Probamos el trinxat y los espárragos con romesco de primero; y los pinchos de pollo y el jabalí, de segundo. Todo está buenísimo y la verdad es que incluso sabe mejor después de una buena caminata.

Bea y David gestionan el camping desde hace 4 años y aunque no sabemos como era antes, pero ahora nos parece un lugar increïble. Rodeado de montañas, de verde y de tranquilidad creemos que es un buen destino donde pasar unos días de desconexión. Nosotros volveremos a probar estas tiendas péndulo, ¡nos han enamorado!

Tenda pèndol al càmping Vidrà

Información práctica

  • La estancia con media pensión en el hostal Serrasolsas por una habitación doble es de 82,50 euros la noche.
  • El baño de bosque con picnic tiene un precio de 55 euros por persona. También ofrecen packs que incluyen una noche y cena.
  • Embutidos Collfred ofrece visitas para grupos de 15 personas a 5,10 euros por cabeza. También podéis comprar sus embutidos en la panadería del pueblo o por Internet.
  • Excursión con Muntanya i Natura. En su web encontraréis rutas programadas que tienen un coste de 20 euros por persona. También se pueden pedir rutas personalizadas que, por una mañana, tienen un precio de 120 euros a repartir entre un máximo de 12 personas.
  • El menú de fin de semana del camping Vidrà cuesta 16 euros por persona y las estancias dependen de si solo se alquila parcela, tienda o bungalow. La tienda péndulo vale 40 euros por noche.
  • A parte del hostal y el camping, Vidrà tiene otroe alojamiento. La Casa Rural la Rània es la mejor opción si vais en grupo. 


Más información: