El Geoparque


Las historias del pasado están escritas en las piedras y en los paisajes de las comarcas del Bages, el Baix Llobregat y del Moianès, unos territorios ricos en patrimonio geológico. El Geoparque Mundial Unesco de la Cataluña Central es un espacio natural ideal para practicar el geoturismo, un ejercicio vacacional que integra naturaleza, cultura, geología, minería y gastronomía.

¿Sabías que hace más de 36 millones de años, en el corazón geográfico de Cataluña, existió un mar que desapareció con el levantamiento de los Pirineos? Este proceso de formación dejó formaciones rocosas, cuevas y paisajes singulares, especialmente en el Bages, en el Moianès y en el municipio de Collbató (Baix Llobregat). Hoy, este territorio integra el Geoparque Mundial Unesco de la Cataluña Central, un espacio con gran cantidad de recursos turísticos donde adentrarse en el fabuloso mundo de la geología y la minería.

Para empezar, se puede visitar el Parque Natural de la Montaña de Montserrat. Es sorprendente descubrir que en este lugar, ahora formado por un espectacular conjunto de rocas, hace millones de años había un delta. Desde diferentes puntos estratégicos, como el monasterio, se inician los itinerarios señalizados, algunos con plafones interpretativos sobre la geología del parque. Muy cerca, el Parque de Sant Llorenç de Munt i l’Obac es un gran espacio natural protegido lleno de monolitos, cuevas, riscos y canales. Este paisaje es producto de la erosión y de los materiales transportados por las corrientes fluviales durante el período terciario; es decir, que tiene ¡unos 50 millones de años! 

Paraísos subterráneos 

No dejes de visitar las cuevas de Montserrat, en Collbató, que incluyen algunas de las cavidades más extraordinarias de toda Cataluña. En un paseo subterráneo se puede descubrir el hábitat de los primeros pobladores neolíticos, y también el resultado de un proceso geológico que ha afectado a las rocas de conglomerado y calcáreas, que aquí adquieren colores y formas diversas. 

Y de las entrañas del macizo de Montserrat vayamos al corazón del Moianès. Entre Moià y Collsuspina se esconden las cuevas del Toll, un conjunto de cavidades de 2 kilómetros de longitud, equipadas con pasarelas y luces, parte de las cuales fue habitada en la prehistoria por animales y por el hombre. Muchos de los objetos que se encontraron en estas cuevas se pueden ver en el Museo Arqueológico y Paleontológico de Moià

Y continuando con el turismo bajo tierra, en el Parque Cultural de la Montaña de Sal se pueden visitar las minas de sal más conocidas de Cataluña, donde se explica la relación entre el hombre y la sal, así como las características geológicas del lugar.

¡No te lo pierdas!

En Manresa se puede visitar el Museo de Geología Valentí Masachs, un espacio en el que se exponen unos cinco mil minerales, alrededor de dos mil rocas y cerca de tres mil fósiles. Además de contemplar de cerca estos tesoros geológicos, en el museo se explica qué utilidades tienen y se invita a reflexionar sobre diversos temas de interés, como la radiactividad, el agotamiento de los recursos naturales de la Tierra o los minerales del futuro.


Más información: