El Maresme, territori iberoromà


Tarraco, Barcino o Iluro fueron algunas de las ciudades más relevantes de la Catalunya romana, pero ¿os suena si hablamos de Ilturo, Villa Primilianio o Vila Taliano? Son los nombres romanos de lo que hoy conocemos como Cabrera de Mar, Premià de Dalt o Teià y que formaban parte del área que los romanos llamaron Laietania. Hoy, nos proponemos descubrir los yacimientos romanos más importantes que hay en estas poblaciones del Maresme.

Lo haremos acompañados de Cris, del blog de viajes wetravel.cat, que se adentrará en el Maresme siguiendo los pasos que siguieron los romanos. ¿Listos para conocer este territorio ibero romano? Seguiremos este recorrido:

  • 10.00h Cella Vinaria de Vallmora (Teià)
  • 12.00h Museo de Premià de Dalt
  • 14.00h Comida en el restaurante Arrels
  • 16.00h Ruta por Cabrera de Mar
  • 18.00h Castillo de Burriac

Cella Vinaria de Vallmora

Fue un importante centro de producción de vino entre los siglos I aC y V dC donde se han documentado las prensas más grandes de toda Europa, con unas vigas de 9 metros de largo y 3.000 kilos de peso que, de hecho, se han reconstruido para que el visitante pueda hacerse una idea de sus dimensiones. Tiene una particularidad: no se han encontrado restos de ninguna villa romana y, por tanto, lo convierte en un centro de producción aislado, algo poco usual. La visita al yacimiento se puede hacer por libre y está muy bien señalizada con paneles informativos que sitúan los torcularia (salas de prensado), los laci (depósitos de mosto) y las dolia (tinas de cerámica semienterradas que servían para la fermentación y la conservación del vino).

La premsa de la Cella Vinària de Teià

Centro Enoturístico y Arqueológico de Vallmora

Pero el hallazgo más importante lo encontrará en el centro de interpretación y es el signaculum, un sello de plomo con el nombre del responsable de la bodega en el siglo II dC: "Epictec, esclavo de Luci Pedáneo Clement". Este sello se ponía a todas las ánforas que salían de Vallmora hacia todo el imperio romano. En el museo también descubrirá el proceso de la romanización en Catalunya y curiosidades de los romanos.

El centre d'interpretació de la Cella Vinària de Teià

El vino romano

¿Pero qué tipo de vino producían en Vallmora? En el yacimiento también descubriréis que se producía un vino de poca calidad. Aunque en la actualidad se están haciendo estudios que lo desmentirían y que trabajan para demostrar que se producían diferentes tipos de vino, ls hipotesi principal es que en Vallmora había vino de batalla. Se trataba de un vino de tropa, con fuerza graduación alcohólica, que se distribuía entre las legiones porque se entonaran antes de luchar. También se ha documentado que se utilizaba miel y agua salada para su conservación y cenizas de pino y polvo de mármol para estabilizar el vino y controlar su acidez.

El vi de Teià a l'edat romana

Museo de Premià de Dalt

La próxima parada del día es Premià de Dalt. Aunque no tiene ningún yacimiento visitable, su museo guarda algunas de las piezas que se han encontrado en el municipio. Se cree que había varias villas romanas y aunque no hay ninguna de exavada, las más significativas se han encontrado alrededor de la ermita de Santa Ana. El museo también tiene una explicación de los hallazgos que se hicieron a la Cadira del Bisbe (Silla del Obispo), un yacimiento íbero.

El museu de Premià de Dalt

El plato de Ulises

Pero si hay una pieza singular en el museo es el plato de Ulises. Se trata de una pieza única, ya que sólo se han encontrado dos de similares: una en Grecia y la otra en Alemania. Es un plato de cerámica de tierra sigillata africana proveniente de Thysdrus (ciudad romana actualmente perteneciente a de El Djem, Túnez) con dos pasajes de la Odisea, el poema épico griego que Homero escribió para relatar la vuelta del héroe a casa, después de la guerra de Troya. En el plato se puede ver una escena de Escila, donde Ulises es atado al mástil del barco para poder escuchar el canto de las sirenas sin enloquecer. La otra escena hace referencia al palacio de Circe, donde la hechicera quiere hacer beber un brebaje a Ulises para que se quede siempre en el palacio. El hallazgo de este plato es tan importante para Premià de Dalt que ha creado la Ulises Fest, una celebración de un fin de semana llena de actuaciones, talleres, actividades relacionadas con los romanos y el personaje mitológico, gastronomía, enoturismo, cultura y patrimonio que este 2019 tendrá lugar el 20 y el 21 de septiembre en la Plaza de la Espolsada.

El plat d'Ulisses, la peça més important del museu de Premià de Dalt

Comida en el restaurante Arrels

Cocina de temporada con productos de proximidad. Así es como se define el r el restaurante Arrels , situado en pleno centro de Premià de Dalt. Una cocina fresca y moderna que hace poco que ha abierto sus puertas y que ofrece menús de fin de semana. Mi elección: ensalada de fresas con vinagreta de mango, muy refrescante, sepia a la plancha con verduras, buena, y tarta de queso, una ración abundante y bien trabajada.

El menú del restaurant Arrels

Ruta por Cabrera de Mar

Con la barriga llena, me voy a recorrer la cuna de los romanos en el Maresme: Cabrera de Mar. El punto de salida es Can Benet, donde está el centro de atención a los visitantes y los restos de una casa señorial republicana con mosaicos geométricos, que lamentablemente siguen enterrados porque se encuentran debajo de la carretera. Aquí encontraréis un panel informativo con la ruta por libre que os proponemos seguir. A grandes rasgos pasaréis por los yacimientos de Ca l'Arnau y Can Modolell, las masías de Can Bartomeu y Cal Conde, el núcleo de Cabrera y el castillo de Burriac. Tened en cuenta que os encuentráis en lel que se cree que fue el primer asentamiento romano del Maresme. Aprovechando la buena situación del poblado íbero de Burriac, los romanos crearon la Laietania.

Els jaciments romans de Ca l'Arnau

Ca l’Arnau

Los encontraréis sólo salir de Can Benet subiendo por el arroyo. Habitualmente no se puede entrar por libre, pero encontraréis dos miradores que os permitirán haceros una idea de lo que se esconde. Primero, encontraréis las termas de Ca l'Arnau, consideradas las termas romanas documentadas más antiguas de la Península Ibérica, sobre el 140 aC. Fueron unas termas públicas donde se pueden ver las diferentes salas (tepidarium y caldarium) y los hornos que servían para calentar el agua. Siguiendo río arriba, se encuentran los hornos de Ca l'Arnau, donde se producían ánforas para transportar vino que, como ya he descubierto en Teià, vuelven a demostrar que en la zona se hacía una producción importante de vino. De hecho, se dice que la Laietania era conocida como los jardines de Dionisio, dios del vino, por la gran cantidad de viñedos que había.

El forn de ca l'Arnau

Can Modolell

Este es el yacimiento que menos visible es desde el exterior. Es singular porque es un centro de culto del siglo I dC donde se han encontrado restos del mitraísmo, una religión que convivió con el cristianismo, pero que no progresó porque se predicaba en lugares cerrados. Es curioso porque se trata de un lugar que aún está bastante cerrado y que no es visitable habitualmente, pero si tenéis la oportunidad de entrar, veréis muy bien conservadas las columnas de la puerta de entrada y el pavimento que llevaba a su interior. También hay explicaciones sobre el dios Mitra y la organización jerárquica de esta religión.

Can Modolell, un jaciment de culte

La masía de Can Bartomeu

Ya fuera de la edad romana, pero relacionado con la importancia vinícola que siguió teniendo el Maresme hasta la llegada de la filoxera a finales del siglo XIX, la masía de Can Bartolomé fue el mayor productor de vino de la zona. Con orígenes en 1622, ahora alberga algunas entidades del pueblo y la radio de Cabrera. También se hacen visitas guiadas para conocer su vinculación con el vino, ya que aún conserva las prensas, el cubo y algunas de las barricas.

Can Bartomeu, on el vi no mor

La Laietania

Entre marzo y octubre, el Maresme revive sus orígenes con unas jornadas destinadas a promocionar el patrimonio romano e íbero de la zona. Para promocionar esta herencia ibero romana, uno de los principal atractivos culturales y patrimoniales de la comarca, se creó la Laietania. Así llamaron los romanos el territorio entre los ríos Tordera y Llobregat, que actualmente, además del Maresme también comprende el Barcelonés, los Vallesos y el Baix Llobregat. La Laietania es el momento en que los yacimientos abren sus puertas y donde los diferentes municipios hacen fiestas y celebraciones para ayudar a entender mejor nuestros orígenes. Aunque sólo queda un mes para que termine, todavía podéis disfrutar de unas de las actividades más destacadas como el Reviu Ilturo, que hará retroceder Cabrera en los tiempos íberos y romanos, o el Ulises Fest, que recuerda el pasado romano de Premià de Dalt. Estas son las actividades de las próximas semanas:

  • 20 y 21 de septiembre. Ulises Fest. Premià de Dalt.
  • 5 y 6 de octubre. Reviu Ilturo. Fin de semana íbero. Cabrera de Mar.
  • 12 y 13 de octubre. Reviu Ilturo. Fin de semana romano. Cabrera de Mar.
  • Cada sábado excepto festivos. 12h visitas guiadas a Torre Llauder. Mataró.
  • Cada sábado y domingo. 12h vistas guiadas a la Cella Vinaria. Teià.

Castillo de Burriac

A Burriac sólo se puede acceder a pie con una excursión de 40 minutos que sale de Cabrera y que os recomiendo hacer para situar todas las visitas que os propongo en esta ruta. Se supone que Burriac ya fue ocupado por los íberos y los romanos, pero aparte del poblado íbero de Burriac (situado un poco más abajo del castillo y actualmente no visitable), los restos más antiguos que se han encontrado corresponden a la capilla de San Vicente y datan del siglo IX. El castillo data del siglo X-XI y se conserva la torre, la parte más emblemática, y otra parte amurallada, destinada a acoger la población vecina en caso de peligro.

La torre del castell de Burriac

Vistas desde el castillo de Burriac

Aparte de descubrir estas ruinas, si por algo os recomiendo subir a Burriac es por las magníficas vistas que hay de la costa del Maresme y, también, de la plana. Situado a 401 metros por sobre el nivel del mar es un punto estratégico de control del territorio desde el que, en días claros se llega a ver Barcelona. Un mirador imprescindible que os hará comprender a la perfección para que los íberos y los romanos lo usaron como punto para controlar la Laietania.

Vistes des del castell de Burriac

Información práctica

  • Cella Vinaria. Abre todos los sábados y domingos de 10 a 14h. La entrada cuesta 3,50 euros y la visita se puede hacer por libre o guiada (a las 12h por 5,50 euros, incluye cata de vino).
  • Museo de Premià de Dalt. Abre sábados de 11 a 13.30h y el acceso es gratuito. Entre martes y viernes podéis visitarlo de 17h a 20h.
  • Cabrera de Mar. Aparcad en el aparcamiento de Can Benet, donde hay un centro de acogida a los visitantes. Allí encontraréis señalizada la ruta por el patrimonio histórico del municipio que os proponemos.
  • Castillo de Burriac. No hay acceso con vehículo, pero se puede seguir la pista y aparcar el coche en los parkings que hay habilitados a 40 minutos andando del castillo. El acceso es libre y las vistas son inmejorables.
  • La Laietània 2019, el legado ibero romano del Maresme. Es el evento que da a conocer todo el patrimonio romano del Maresme entre marzo y octubre. Consultad aquí todas las actividades.
  • Ulises Fest. Fin de semana del 20 y 21 de septiembre. Es la actividad que da a conocer el patrimonio ibero romano de Premià de Dalt. Consultad aquí todas las actividades.
  • Reviu Ilturo. Fines de semana del 5-6 de octubre y 12-13 de octubre. Cabrera revivirá, primero la cultura íbera y, después, la romana. Consultad aquí todas las actividades.


Más información:

Avís covid19
Consulteu la pàgina web de cada activitat i establiment per possibles canvis d'horaris o limitacions.