El placer de ir de compras


Ir de compras por las comarcas de Barcelona es un gran placer que deberías permitirte de vez en cuando. Tierra adentro o junto al mar, son muchos los pueblos y ciudades que tienen tiendas centenarias donde la elegancia es la protagonista, comercios de alimentación regentados por maestros artesanos muy sibaritas, farmacias decoradas con mobiliario modernista y locales de moda y complementos donde las creaciones de los diseñadores locales conviven con las marcas internacionales más exclusivas. Te proponemos cinco destinos de 'shopping' imprescindibles.

1. Badalona

Badalona es una ciudad perfecta para que puedas disfrutar de un día de compras muy completo mientras paseas por su casco antiguo cargado de historia. En la calle de Mar, por ejemplo, encontrarás algunas de las tiendas más antiguas de la villa, como las farmacias Surroca y Serentill, la droguería Boter, Calzados Gubern y la bombonería Ca l'Almera. Y bien cerquita, frente al mercado Maignon, está ubicada La Modernista, una mercería que no ha cambiado mucho desde su inauguración en 1886.

2. Calella

Otro pueblo de referencia para los amantes de las compras es CalellaLa capital turística del Maresme es un auténtico centro comercial a cielo abierto, con más de medio millar de tiendas, y dispone de una gama de productos tan amplia que te será muy fácil encontrar sea lo que sea que te interesa. Un buen lugar para empezar es el Mercado Municipal de Calella, situado en un edificio de estilo novecentista, y, desde allí, deambular sin prisas por la calle de la Iglesia. Pero, atención, que antes deberías hacer una parada en la calle de Sant Joan: en el número 89 se encuentra la Carnicería Can Vives, toda una institución con 176 años de historia.

3. Castelldefels

Como pueblo turístico por excelencia, Castelldefels se caracteriza por abrir las puertas de sus tiendas todos los días del año y con unas limitaciones horarias mínimas. Esta disponibilidad tan absoluta es muy apreciada por quienes visitan esta villa del Baix Llobregat, ya que pueden hacer sus compras después de haber pasado el día disfrutando de la playa, los deportes náuticos y la cocina marinera.

4.Manresa

Manresa es un centro comercial de primer orden en la Cataluña Central desde hace muchos siglos, con tiendas de moda, zapatos, gafas, electrodomésticos, ropa del hogar y todo lo que puedas necesitar a nivel personal o para tu casa. La zona más comercial de la ciudad es: la Plaza Mayor, la Calle de Sant Miquel, la Plana de l'Om, la calle del Born, el Paseo de Pere III, la Plaza de Sant Domènec, etc. No muy lejos hay dos pastelerías que deberías conocer: la Perarnau es famosa por sus dulces en forma de plátano, y El Cigne, por unas galletas inspiradas en el logotipo de la calle del Balç, el núcleo medieval de la capital del Bages.

5. Sabadell

El dinamismo comercial de Sabadell es impresionante. Con productos y servicios para todos los gustos y bolsillos, puedes perderte por el casco antiguo de la ciudad y encontrar desde tiendas de ropa internacionales hasta mercerías minúsculas. ¡Pero Sabadell también esconde muchas sorpresas! Es el caso de Cal Ventura, una tienda de alfombras que tiene en su piso inferior unos hornos de cerámica del siglo XVIII; de la Farmacia Argelaguet, con una fachada típicamente modernista; del taller de vitrales del maestro artesano Joan Serra, que estará encantado de mostrarte su tienda; y de una panadería en la calle Sant Pau donde su dueña, Rosa Maria Gotés, elabora el "Saballut", un pan a base de harinas de trigo y garbanzo menudo, aceite de oliva y cebolla caramelizada que es una verdadera delicia.


Más información: