El Prat, de ruta gastronómica


¿Sabías que las tierras del Baix Llobregat son de las más fértiles y antiguas de Cataluña? La alcachofa de El Prat es uno de los productos estrella que se comenzó a cultivar hace 100 años. Hoy, nos proponemos conocer todo lo que engloba esta verdura, desde la tierra de donde sale hasta los lugares donde se cocina y se vende.

Nos llevan Carles y Cris, del blog de viajes wetravel.cat, que después de hacer una vuelta al mundo, han decidido conocer a fondo las comarcas de Barcelona. ¿Os animáis a seguir su ruta gastronómica por El Prat?

Por cierto, si queréis probar la alcachofa, ahora es el momento ideal. Hasta el 12 de abril se celebran las Jornadas Gastronómicas Pata Azul y Alcachofa Prat. ¡Buenísimas!

Un campo de alcachofas en el Parque Agrario del Baix Llobregat

Ruta gastronómica por El Prat

Al horno, fritas, en tortilla, rebozadas o como sea. Cris es una fan absoluta de las alcachofas y llega a El Prat dispuesta a descubrir todos los detalles: donde se cultivan, donde se pueden probar, donde se compran... Carles, en cambio, que por trabajo y ocio coge aviones muy a menudo, tiene más curiosidad por descubrir qué esconde el terreno que sobrevuela semana si semana no. Y eso incluye el parque agrario y los espacios naturales del delta del Llobregat. ¿Empezamos?

  • 10h Mercado de payés de Cornellà
  • 14h Menú de las Jornadas Gastronómicas Pata Azul y Alcachofa del Prat en el restaurante Rústic
  • 16h Ruta a pie por los espacios naturales del delta del Llobregat (mirador de aviones, mirador de cal Lluquer, antiguo cuartel de los Carabineros y el edificio del Semáforo)

Mercado de payés de Cornellà

Empezamos el día al lado de El Prat. Es domingo y hoy hay mercado de payés en el Parque de Can Mercader de Cornellà de Llobregat. De lejos ya vemos 7 paradas en la entrada del parque con todo el producto alineado. Alcachofas, calçots, brócolis, lechugas, zanahorias... todo tan bien puesto que invita a comprar a montones. Nosotros hacemos una vuelta y al final nos decidimos por comprar unas alcachofas y unas acelgas ecológicas y de proximidad. Se nota que el producto es recién recogido y percibimos que lo venden los mismos campesinos que lo cultivan.

Es la primera vez que estamos en este parque y nos sorprende la cantidad de cosas que se pueden hacer un domingo. El Museo de las Matemáticas saca juegos de gran formato, el Club de Amigos del Ferrocarril de Cornellà pasea maquetas de tren que recorren el parque y un grupo de amigos ya empieza a cocinar calçots para comer. Pasear por el parque y participar en alguna de las muchas actividades nos parece un buen plan para pasar un domingo en familia.

Alcachofas en el mercado de payés de Cornellà de Llobregat

Comida en el restaurante Rústic

Tras conocer la tierra donde se cultivan las alcachofas y saber donde se pueden comprar de proximidad, queremos probarlas. El Rústic es uno de los restaurantes que participan en las Jornadas Gastronómicas de Pata Azul y Alcachofa El Prat que organiza la Associació de Gastronomia i Turisme (AGT). Ya hace unos años que en el Baix Llobregat hay movida gastronómica, pero la verdad es que no habíamos tenido la oportunidad de probarlo y el menú no nos deja indiferentes. 

Los aperitivos ya son indicativos de la calidad de lo que vendrá a continuación y el chef Virgilio Contero nos sorprende con una porrusalda con bacalao atiene y Alcachofa Prat cocidas a baja temperatura, de primero, y con un tournedó de Pata Azul con pan de cristal, base de apio y salsa perigordini, de segundo.

El menú es de extrema calidad y todos los ingredientes están cocidos en su punto. La alcachofa, la reina del Prat de sabor más suave y textura fina, y el Pata Azul, un pollo con IGP que sólo habita en El Prat y que es criado al aire libre y con una alimentación ecológica, combinan a la perfección. ¡Un 10!

Los platos del menú Pata Azul y Alcachofa El Prat en el Rústic

Ruta a pie por los espacios naturales del río Llobregat

Para acabar la ruta gastronómica, sólo nos queda conocer más a fondo el espacio natural que limita con el parque agrario. El delta del Llobregat es una zona de alto interés paisajístico y de flora y fauna que hace tiempo que teníamos ganas de descubrir y que ya os avanzamos que nos ha encantado. hacemos una ruta a pie de 6 kilómetros por los espacios naturales que nos lleva a los siguientes puntos: 

Mirador de aviones

Este es el punto estrella de la ruta de hoy para Carles, un apasionado de los aviones. Dejamos el coche en el aparcamiento del Tanatorio (también podéis aparcar en el de Cal Tet, un poco más cerca), y solo ver el primer avión ya saca el móvil. Con la aplicación Flight Radar 24 empieza a ver de dónde vienen los aviones que aterrizan hoy en El Prat y que justo antes de tocar tierra nos pasan por encima. La sensación, el ruido y el jugar a adivinar de dónde vienen nos distrae un buen rato. ¡Y no somos los únicos a los que nos emociona! Parece que este mirador es la distracción de unos cuantos...

El mirador de aviones del Prat

Mirador de Cal Lluquer

Desde el mirador de aviones, tomamos el camino Real de Valencia y en 10 minutos nos plantamos en el mirador de cal Lluquer. Es una torre elevada, en la entrada de los espacios naturales, desde donde se observa perfectamente el tramo final del río Llobregat y su desembocadura. Más cerca se ve el estanque de Cal Tet, donde se pueden observar una gran diversidad de aves. También es un buen lugar para seguir observando los aviones que aterrizan en El Prat.

La carretera de Can Bunyola lleva a los espacios naturales del Prat

Antiguo Cuartel de los Carabineros

La carretera de la Bunyola nos lleva en 20 minutos hasta el Antiguo Cuartel de los Carabineros, un conjunto de edificios abandonados que entre 1844 y 1939 ocupó el cuerpo. Su trabajo fue principalmente controlar el contrabando de tabaco y vigilar la costa, pero también participar en el salvamento de barcos y personas. Pasear por sus estancias ahora se convierte en un recorrido entre paredes centenarias que protegen una playa natural, cerrada al público y hábitat de especies que sólo se pueden encontrar en el delta del Llobregat. Para nosotros, esta construcción en medio de un espacio totalmente protegido hace la zona más interesante.

El antiguo cuartel de los Carabineros en el delta del Llobregat

El edificio del Semáforo

Cinco minutos más por la carretera de la Bunyola os llevarán al edificio del Semáforo, uno de los lugares que más ganas teníamos de conocer en la zona. Elevado sobre la arena de la playa y con un acceso por una pasarela de madera que protege la zona de humedales que hay debajo, sus vistas no decepcionan. 

Como su nombre indica, se construyó en 1887 como una torre de control para regular el tráfico marítimo. Los vigías del edificio se comunicaban con el castillo de Montjuïc a través de banderas para avisar de incidencias o naufragios. El edificio y la pasarela están totalmente integradas en el entorno y resultan muy fotogénicos. Para nosotros, el mejor punto de esta pequeña ruta a pie por el delta del Llobregat. ¡No os lo perdáis!

El edificio del Semáforo en el delta del Llobregat

La carretera de la Bunyola

La vuelta se hace deshaciendo la carretera de la Bunyola, por donde pasa un canal donde se puede ver fauna de la zona. Nos ha sorprendido ver tortugas en diferentes puntos del canal y nos vamos contentos pensando que la protección de la zona haya permitido conservar un área con estas características paisajísticas y de flora y fauna tan única en Cataluña.

Las tortugas del delta del Llobregat

Información práctica

  • Si vais un sábado, podéis visitar otros mercados de payés que se realizan en la zona. Los encontraréis aquí.
  • La masía de Can Comes está rodeada de campos de cultivo y también se pueden hacer excursiones a pie o en bici.
  • El precio del menú de las jornadas gastronómicas es de 40 euros por persona. Podéis participar hasta el 12 de abril.

  • Para aparcar antes de hacer la ruta de los espacios naturales podéis elegir el aparcamiento de Cal Tet o el del Tanatorio. También podéis llegar a pie desde El Prat.

  • Si hacéis la ruta a pie por los espacios naturales del delta antes del 31 de marzo, tened en cuenta que los accesos a el Mirador del Lluquer, el antiguo cuartel de los Carabineros y el edificio del Semáforo cierran a las 5 de la tarde. Por lo tanto, recomendamos intentar empezar a las 15.30h y dejar el mirador de aviones para el final. Entre el 1 de abril y el 31 de octubre podréis acceder hasta las 7 de la tarde.


Más información:

Avís covid19
Consulteu la pàgina web de cada activitat i establiment per possibles canvis d'horaris o limitacions.