La autenticidad del Bages, en camper


El Bages, en el centro de Catalunya, es una comarca de paisajes increíbles, donde están las construcciones justas y donde la naturaleza se puede vivir en su estado más puro. Masías y ermitas aisladas y pueblos y castillos medievales son el testimonio de que la zona ha estado habitada desde hace siglos. De telón de fondo, la montaña de Montserrat, imponente, muestra diferentes caras en cada paso. Y todo ello, aderezado con una gente acogedora, productos gastronómicos únicos y vinos y aceites con personalidad.

Hoy, os proponemos descubrir la autenticidad del Bages con una camper de Cargoling y hacer un bye bye Barcelona con Carles y Cris del blog de viajes wetravel.cat. Una ruta por carreteras secundarias ideal para hacer en camper, a vuestro ritmo y sin prisas. ¿Os animáis?

El Bages en camper

Ruta de un fin de semana en camper por el Bages

Viernes, 6 de la tarde, Barcelona. Salimos del trabajo y nos dirigimos al Poble Nou, donde recogemos la camper. Es el punto de inicio para un fin de semana que nos llevará a recorrer la sierra de Castelltallat, la sierra de Castelladral y los pueblos del parque natural de Sant Llorenç del Munt i l'Obac. A nuestro aire, sin prisas y con la casa encima. Concretamente, seguiremos esta ruta:

Viernes

  • 19.00 h Salida de Barcelona con una camper
  • 20.30 h Llegada y cena al Camping Cal Paradís (Salo – Sant Mateu del Bages)

Sábado

  • 10.00 h Visita a les Feixes de Coaner
  • 11.00 h Visita al conjunto de Coaner
  • 12.30 h Visita a Castelladral
  • 14.00 h Comida en el Alberg de Castelladral
  • 16.00 h Visita a Sant Cugat del Racó
  • 18.00 h Visita al Castillo de Balsareny
  • 21.00 h Cena en el Mas de la Sala

Domingo

  • 10.00 h Visita a Talamanca
  • 11.30 h Visita a Mura
  • 12.30 h Visita en Molí del Mig
  • 13.30 h Cata Oli Vera
  • 14.30 h Comida en Cal Carter
  • 16.30 h Visita al Puig de la Balma

Vistes de Montserrat des de Castelladral

Bye bye Barcelona con Cargoling

Después de las experiencias en camper por Nueva Zelanda e Islandia, teníamos muchas ganas de hacer una escapada campera por las comarcas de Barcelona. Cargoling es una de las empresas pioneras en alquiler de campers en Cataluña y nos ofrecen una Ford Custom perfectamente equipada. ¡Se convertirá en nuestra casa de cuatro ruedas para descubrir el Bages a nuestro aire durante un fin de semana! ¡Yuhu! ¡Hacemos un bye bye Barcelona!

El Bages en camper

Camping Cal Paradís

En poco más de una hora y cuarto nos plantamos al camping Cal Paradís, donde haremos la primera noche del fin de semana. Estamos muy cerca de la sierra de Castelltallat, en Salo, uno de los cinco núcleos que partenecen a Sant Mateu del Bages, uno de los municipios más extensos de Catalunya. No es lejos de Barcelona, ​​pero queda en una zona bastante aislada, ideal para disfrutar de la tranquilidad en medio de las montañas. Cal Paradís es un camping familiar, pequeño, muy acogedor y perfecto para descansar y desconectar en familia.

Con 40 parcelas y unos buenos equipamientos, para nosotros, su pequeño tesoro es el trato que recibimos. Marc, junto con su hermana África, hace poco que se hace cargo del negocio que comenzaron sus padres hace 25 años. Se nota que quiere el lugar y se preocupa por ponerlo al día: él mismo ha hecho la instalación de wi-fi en todas las parcelas. Conxita, su madre, aún es la cocinera del restaurante del camping. Es todo amor y lo plasma en los platos de cocina tradicional que ofrece. Escalivada, timbal de verduras con queso de cabra y una botifarra casera son nuestras elecciones para la cena de hoy. Lo mejor: la charla que hacemos con ellos antes de irnos a dormir.

En camper al càmping Cal Paradís

Sábado

Hoy es el día que más aprovecharemos la camper para hacer ruta entre diferentes masías, iglesias, ermitas, castillos y pueblos con vistas increíbles.

Les Feixes de Coaner

La primera autenticidad que probamos del Bages son las masías aisladas. Las Feixes de Coaner es ahora una casa de turismo rural, pero tiene sus orígenes en 1595 y la historia de la familia Feixes se remonta al año 1180. Ahora es propiedad de Montse Serra y, si la encontráis en casa, os abrirá las puertas encantada y os mostrará todos los secretos de la casa. Desde la habitación escondida hasta la iglesia privada. Si tiene tiempo, también os acompañará hasta el pozo de hielo que hay en terrenos de la masía, uno de los mejor conservados de Catalunya.

Les Feixes de Coaner, casa rural al Bages

El Conjunto Monumental de Coaner

Nos volvemos a subir a la camper y en media hora de carreteras secundarias y pistas forestales nos plantamos en un lugar maravilloso dentro de los espacios naturales de la sierra de Castelltallat. En poco espacio tenemos una iglesia románica, un santuario gótico y la torre de un antiguo castillo. Es el conjunto monumental de Coaner. Y aquí si que conocemos la autenticidad del Bages en todo su esplendor. Para poder entrar en el interior de los edificios religiosos, hay que pedir las llaves en la masía de la Riera que hay en el inicio del camino que lleva a Coaner desde Súria. Os las dejarán encantados, sólo con una condición: deberéis dejar un DNI a cambio, es la manera que se aseguran de que las llaves, vuelven. ¡Nos encantan estas gincanas!

L'església de Coaner

Iglesia de Sant Julià

Con orígenes en el siglo XI, es una auténtica joya románica. Se encuentra dentro del recinto de la torre y de la masía de Can Serra. El acceso hasta la puerta es público y podréis entrar con una de las claves que os habrán dado. En la torre del castillo, del siglo X como las más famosas torres de Fals, no se puede entrar, pero podéis ir hasta la base por el camino de detrás. Merece mucho la pena por las vistas que hay de la iglesia y del entorno.

Les vistes de l'església de Coaner

Santuario de Coaner

La historia de este lugar es curioso. Dice la leyenda que se construyó aquí en 1654 en recuerdo del hallazgo de la virgen de Coaner. La llevaron a la iglesia de Coaner, pero desapareció y fue encontrada de nuevo en los terrenos del santuario. Es por ello que, al final, el pueblo decidió construir un santuario en el lugar donde quería la virgen. La talla original se guarda en la iglesia de Valls de Torrelles y se lleva al santuario cada mes de septiembre para celebrar su día, donde se reúnen todas las Coaner de la zona, actualmente una veintena.

El santuari de Coaner

Castelladral

Tras devolver las llaves en la Riera, subimos a la Cargoling hasta Castelladral y descubrimos el núcleo que podría presumir de tener las mejores vistas de Catalunya. Desde la plaza, vemos un panorama del Bages con Montserrat como telón de fondo. Entre Castelladral y la montaña mágica, parece que hayan pintado un cuadro. Como dice Quim del Alberg de Castelladral, todo está tan bien puesto, que no se ve ninguna autopista ni ninguna población grande, sólo masías aisladas y verde, mucho verde.

EL nucli de Castelladral

Comida en el Alberg de Castelladral

Quim y su perra son, a día de hoy, los únicos habitantes del núcleo de Castelladral. Con los que viven en las afueras, en masías aisladas, suman una cincuentena de personas y el albergue es el lugar de encuentro de los habitantes de este pueblo encantador. Con un fuerte compromiso por la sostenibilidad, en este establecimiento Biosphere podéis degustar un menú de fin de semana lleno de opciones elaboradas con productos de proximidad y ecológicos. ¡Una delicia!

El dinar de l'Alberg de Castelladral

Sant Cugat del Racó

Llega el momento de dejar el Alto Bages y desplazarse hacia el sur de la comarca. Para hacerlo conducimos por una carretera de estas que enamoran. Y más, cuando en medio descubrimos la joya de Sant Cugat del Racó. Otro de estos pequeños núcleos Bages que conservan grandes tesoros. Esta iglesia románica es singular por su cimborrio circular que se alza sobre el cruze y porque es de planta de cruz griega, un hecho excepcional.

Sant Cugat del Racó

Castillo de Balsareny

Nuestra siguiente parada es el castillo de Balsareny. Tenemos la suerte que Salvador nos hace una visita guiada y nos cuenta que los orígenes se remontan hacia 950, cuando sólo había una torre utilizada por el control fronterizo. Con los años, se convierte propiedad de los condes de Barcelona y viven diferentes señores. Actualmente es de propiedad privada, pero es visitable gracias a la gestión de los Amigos del castillo de Balsareny que también hacen visitas teatralizadas. Si tenéis tiempo, podéis dar un paseo a la Presa de los Manresanos, el inicio de la Acequia que llega hasta Manresa.

Castell de Balsareny

Cena en el Mas de la Sala

Berenjena blanca, porc ral, bacalao a la manresana, caldo del Peregrino, aceites y quesos del Bages y frutas y verduras del huerto, todo regado con los mejores vinos de la zona, que forman parte de la DO Pla de Bages. Si queréis probar los productos y las recetas más genuinas del Bages, id al Mas de la Sala y haced un menú degustación. Nani y Gemma os tratarán como unos más de la familia y os explicarán al máximo detalle todas las bondades de los productos de la tierra. Lo harán con devoción y profesionalidad y con una firme convicción de que hay que ofrecer recetas saludables y de proximidad de manera sostenible, tal y como los acredita el sello Biosphere que tiene su establecimiento. Aquí comeréis como reyes mientras escucháis una lección magistral de territorio, gastronomía y cultura. ¡Un 10!

Sopar al restaurant Mas de la Sala

Noche en camper

Para dormir en camper esta segunda noche podéis hacer uso de una de las dos áreas para autocarabanas y campers que hay habilitadas en la zona. Váis a encontrar una en Navarcles y la otra en Avinyó ;

Domingo

Hoy, la camper nos llevará a descubrir la zona del Parque Natural de Sant Llorenç del Munt i l’Obac, con Talamanca y Mura como principales puntos de parada. Más turísticos y conocidos, pero también llenos de historia y autenticidad.

El Bages en camper

Talamanca

Después de hacer curvas durante 20 minutos, llegamos al pueblo medieval de Talamanca. Coronado por la torre del castillo, nosotros le recomendamos dejar el coche en el aparcamiento que hay fuera del casco antiguo y recorrer sus calles adoquinadas. A la entrada del castillo, tiene un mirador con vistas a Montserrat, pero si de perderse en las callejuelas descubrirá plazas y rincones con encanto. Tampoco deje de subir hasta la torre, Talamanca fue escenario de la guerra de Sucesión, donde tuvo lugar una de las últimas batallas.

El poble medieval de Talamanca

Mura

En 10 años, se ha posicionado como uno de los pueblos más bonitos de Catalunya y no nos extraña. Tiene todos los elementos para luchar por este título: calles medievales, casas de piedra pómez, masías milenarias, una iglesia con mucha historia y un entorno natural envidiable. Se ha posicionado en el mapa como uno de los pueblos que hay que visitar en la zona, pero lo ha hecho sin perder la autenticidad que tan lo caracteriza. No os perdáis las bóvedas del paseo de Camil Antonietti ni el mirador de la iglesia. Eso sí, os recomendamos hacer la visita antes de las 12 del mediodía porque hay fines de semana que a partir de esa hora puede parecer las Ramblas.

El poble medieval de Mura

Molí del mig

La historia de Mura no comienza en el pueblo actual, sino que más bien lo hace en las afueras. El Molí del mig, a un kilómetro del centro de Mura junto a la riera de Nísperos, se considera una de las casas más antiguas de Catalunya, documentada desde el año 1065. Se sabe que está en manos de la familia Fabrés desde hace 27 generaciones. Recomendamos hacer la visita donde Pere os explicará la historia de una casa con un molino tradicional donde se había hecho aceite, harina y vino en activo hasta mediados del siglo XX.

El molí del mig, una de les cases més antigues de Catalunya

Cata Oli Vera

Cuando contratéis la visita al molino, pedid a Pere que también os incluya una cata de aceite. Justo acaba de iniciar el negocio Oli Vera, el único aceite de oliva virgen extra ecológico hecho en el parque de Sant Llorenç del Munt i l'Obac. Con una producción modesta, Pere forma parte de la mesa del aceite del Bages, que pretende volver a los olivos de variedad autóctonas del Bages (hoz, vera y verdial), la relevancia que se merecen.

L'oli Vera, una de les varietat autòctones del Bages

Comida en Cal Carter

Es toda una institución en Mura y muchos consideran que si no comes aquí, es como si no conocieras el pueblo. Nosotros añadimos que no podéis marchar de Mura sin probar los garbanzos gratinados con bacalao y alioli de Cal Carter. Una receta con más de 25 años de historia que se ha convertido en el plato estrella del restaurante. ¡Y no es para menos! ¡Buenísimo! Lo acompañamos con unas croquetas de la abuela (también deliciosas) y un arroz de trompetas de la muerte y porc ral para chuparse los dedos. Pero, la experiencia no es del todo completa si no se acompaña con el helado de romero. ¡Espectacular! Cal Carter también es un establecimiento Biosphere que se preocupa por la calidad de su producto, pero sin dejar de ser sostenible.

La paella de trompetes i porc ral de Cal Carter a Mura

Puig de la Balma

Acabamos el fin de semana en camper en otra casa milenaria, el Puig de la Balma, famosa desde que se rodó la película Pa Negre. Es una masía construida bajo una cueva, testigo de los primeros tipos de viviendas que aprovecharon un cavidad natural como cobijo, sistema utilizado desde el neolítico. Nosotros sólo nos acercamos a verla desde fuera, pero también se puede visitar el interior e, incluso os podéis alojar o comer. Otro lugar genuino que pone la guinda en este fin de semana de autenticidad por el Bages.

El Puig de la Balma a Mura

Información práctica

  • Camping Cal Paradís: situado en Salo, ofrece parcelas donde dejar la camper por 15 euros/noche. El precio por adulto son 6,75 euros/noche que hay que sumar el coste de la parcela.
  • Feixes de Coaner: es una casa rural, pero si váis de paso y la queréis visitar, llamad a la puerta. Si está Montse, os la enseñará de buen grado.
  • Conjunto de Coaner: el acceso es libre, pero si queréis entrar en la iglesia y en el santuario, es necesario solicitar la llave en la Riera, la primera casa que váis a encontrar en el camino de Coaner. Deberéis dejar el DNI, que recuperaréis cuando devuelvéis la llave. Para ir, si utilizáis GPS, seguid el camino que pasa por Súria. También se puede ir desde las Feixes, pero la pista no es apta para todos los coches.
  • Alberg de Castelladral: el menú de fin de semana cuesta 21 euros por persona.
  • Sant Cugat del Racó: el acceso exterior es libre.
  • Castillo de Balsareny: el acceso exterior es libre. Si queréis visitar el interior, hay que concertar visita o ir sábado por la mañana, cuando ofrecen visitas guiadas a las 11 y a las 12h. El primer sábado de cada mes a las 17h también hacen visitas teatralizadas.
  • Mas de la Sala: el precio del menú de temporada los fines de semana es de 23,90 euros.
  • Molí del Mig: para visitarlo hay que concertar una visita (3 euros) llamando a Pere Fabrés (689 14 00 03)
  • Oli Vera: Pere también ofrece catas de aceite, pero hay que concertar la visita. No cobra por hacer la cata, pero si que hay que comprar una botella de aceite o de vino.
  • Cal Carter: los fines de semana no tienen menú y la carta sale entre 30 y 40 euros por persona.  


Más información: