La esencia de la historia


La combinación de pasado y presente es el principal atractivo de Osona, una comarca que brilla con luz propia en pleno centro de Cataluña. En esta planicie rodeada de montañas han convivido obispos y pastores, bandoleros y señores, y todavía se escucha el rumor de sus historias. Si quieres saber lo que dicen, ¡acércate! Ahora es tu oportunidad para reavivar la memoria.

Arranca fuerte tu visita a Osona con un paseo por el mercado de Vic. Se monta cada martes y cada sábado desde la época medieval y es, sin duda, el mejor lugar para cotillear con los comerciantes y probar el gran patrimonio gastronómico de la comarca. A continuación, apúntate a hacer una visita guiada por el centro histórico de la ciudad y escucha todos los secretos del templo romano, la catedral, las murallas, la casa de la ciudad o el museo episcopal.

Si te apetece un plan algo más tranquilo, llégate a Vidrà y descubre, por ejemplo, el día a día de un pastor de ovejas. Según la época del año, podrás participar en los diferentes trabajos que hay que hacer con los animales, y podrás practicar, incluso, el arte ancestral de la esquila. ¿Preferirías aprender a hacer queso, elaborar embutidos o cocer un buen pan con leña? ¡Ningún problema! Todas estas actividades se encuentran dentro del reino de lo posible en este bonito pueblo de norte de Osona.

Otro curioso atractivo de la comarca es el Espacio Perot Rocaguinarda, un centro museístico de Olost en el que podrás conocer la fascinante historia del bandolero Rocaguinarda. El espacio ofrece un recorrido por la figura de esta especie de Robin Hood catalán que actuó en los bosques del Lluçanés a principios del siglo XVII, y te permite entender el contexto en el que actuó: ¡aquellos tiempos no eran fáciles!

¿Qué te parece si rematamos esta ruta en un gran casal fortificado del siglo XIII? El Castillo de Montesquiu ha sido propiedad de muchas familias, nobles y plebeyas, pero su encanto medieval se mantiene intacto. Además, los paisajes del parque natural en el que se encuentra son preciosos.

 

  • Y ya que hablamos de paisajes bonitos, ¿has estado en el valle de Sau Collsacabra? Sus riscos imposibles hipnotizan la mirada...


Más información: