Muévete a tu aire


El tranvía y el tren son los dos medios de transporte colectivo menos contaminantes. Pero si, además de preocuparte por el medio ambiente, también quieres hacer ejercicio y moverte a tu aire, tal vez deberías explorar los diferentes modos de transporte activo y sostenible que se priorizan en las comarcas de Barcelona. Desplazarte a pie, en bicicleta o a caballo sólo te aportará beneficios, así que ¡ponte en marcha! La movilidad verde te está esperando.  

1. Itinerarios a pie

La tradición senderista de las comarcas de Barcelona es muy antigua y, gracias a ella, existe una red de itinerarios y rutas temáticas que se extiende por todos los rincones del territorio. ¿Te apasiona la historia? En el Camino de los Hombres Buenos puedes rememorar el viaje que hacían los cátaros occitanos para huir de la Inquisición durante los siglos XIII y XIV. ¿Amas la geología? La Reserva de la Biosfera del Montseny, los bosques prepirenaicos del Berguedà o la mágica y misteriosa montaña de Montserrat son tres entornos de ensueño que nunca dejarán de sorprenderte por muchas veces que los visites. ¿Tienes alma de peregrino moderno? El tramo barcelonés del Camino de Santiago es perfecto para ti. Desplázate en transporte público hasta Vic y, una vez allí, sigue las conchas de vieira, el símbolo más identificativo de la ruta jacobea.

2. Rutas en bicicleta

Si caminar no acaba de ser tu opción de transporte activo favorita, ¡sal en bicicleta! El conjunto de vías verdes de las comarcas de Barcelona tiene poco que envidiar a su red de senderos y, encima, llegarás más lejos mucho más rápido que desplazándote sobre tus dos piernas. Hay itinerarios circulares con vistas al mar, rutas más técnicas por carreteras de montaña, recorridos rurales entre viñas... son tantas las opciones disponibles que te será muy fácil encontrar la más adaptada a tu estado físico. Pero si no tienes bicicleta ni presupuesto para comprarte una, ¿por qué no te subes a un ciclorail? En el municipio de Callús han desarrollado un proyecto muy innovador que aprovecha las vías ferroviarias para hacer turismo sostenible. Se trata del “Ecorail del Bages” y consiste en dos bicicletas sujetas a una plataforma acoplada sobre unos raíles. Para que se mueva, sólo tienes que empezar a pedalear y, con un esfuerzo medio, podrás descubrir algunos de los lugares de mayor interés paisajístico y cultural del Pla del Bages

3. Paseos a caballo

Otra manera de disfrutar de la belleza del paisaje sin contaminarlo con gases tóxicos o ruidos molestos es montando a caballo. Y si te parece que subirse a lomos de un animal es el privilegio de unos pocos, tendrías que venir a las comarcas de Barcelona, ya que son muchas las hípicas que ofrecen rutas ecuestres de calidad a precios razonables. En el Rukimon de Dosrius, por ejemplo, puedes conocer todas las razas de burro de la Península Ibérica y salir a recorrer el Parque Natural del Montnegre-Corredor en uno de ellos. Y en el Garraf puedes montar en caballos sin herraduras en los cascos ni frenos en la boca, una propuesta muy enriquecedora que te permitirá profundizar en los principios de la equitación consciente.


Más información: