Osona, ruta de otoño


Los días se acortan y los árboles se empiezan a teñir de amarillos, naranjas y rojos. Disfrutar del espectáculo cromático que ofrece la naturaleza es una excusa ideal para salir de casa. La ruta que os proponemos hoy nos llevará a descubrir parte del norte de la comarca de Osona cuando se encuentra en su máximo esplendor cromático. Caminaremos entre castillos centenarios, degustaremos la gastronomía de la zona y nos adentraremos en uno de los hayedos más increíbles de Catalunya: el hayedo de la Grevolosa.

Nos llevará Cris, del blog de viajes wetravel.cat, que describe esta ruta como un día de otoño completísimo que mezcla patrimonio, naturaleza y gastronomía. Este será el planning que seguiremos:

  • 10.30 h Visita guiada Castillo de Montesquiu
  • 12.30 h Visita libre Castillo de Orís
  • 14.00 h Comida en el restaurante Cal Jutge (Orís)
  • 16.00 h Excursión San Nazari y La Grevolosa

La fageda de la Grevolosa

El Castillo de Montesquiu

Gracias a las almenas y su buen estado de conservación, cuando llegas al Castillo de Montesquiu, parece que te adendres de lleno en la edad medieval. El castillo tiene sus orígenes en un torreón solitario que hizo edificar el conde Wifredo el Velloso y que servía para vigilar el paso del río Ter durante la repoblación de la plana de Vic. Pero gran parte de lo que vemos actualmente es obra de las reformas de principios del siglo XX que hizo Emili Juncadella, el último propietario del castillo y figura representativa de la burguesía acomodada. Durante la visita guiada, descubriréis detalles y curiosidades de este castillo. Un audiovisual inicial explica, de manera dramatizada, pero muy didáctica, la historia a través de los personajes más relevantes que han vivido en el castillo a lo largo de los siglos y que, sin ellos, el actual edificio no sería lo que es.

El castell de Montesquiu

Los propietarios del castillo

Durante años, el castillo, hasta el siglo XX más bién caserón, hizo sólo las funciones de torre de vigilancia. No fue hasta el siglo XIV cuando se instaló Arnau Guillem de Besora y convirtió la torre en un lugar de residencia habitual. En el siglo XVII, Lluís Descatllar amplió y ennobleció el casal. Hizo construir las almenas, los ventanales y la actual capilla, con cerámica valenciana y dedicada a Santa Bárbara, patrona del mal tiempo y los artilleros. El último gran propietario del castillo fue Emili Juncadella que, a principios del siglo XX, dio al antiguo casal la apariencia de castillo que tiene actualmente. Hizo desmontar una escala del siglo XVI que estaba en un palacete de Barcelona para instalarla en el castillo, al igual que hizo con un portal y con las chimeneas. De hecho, la mayor parte del mobiliario que se conserva en las salas y habitaciones que se visitan en la visita guiada es la época que lo habitó él.

L'interior del castell de Montesquiu

El Parque del Castillo de Montesquiu

El parque del Castillo de Montesquiu es el parque más pequeño de Barcelona, ​​pero tiene un gran interés paisajístico. Ubicado en el límite de las comarcas de Osona y el Ripollès, en la subcomarca del Bisaura, despunta por sus bosques densos de roble, haya y pino rojo y, desde la altura privilegiada del castillo, se divisa la cima del Puigmal. No os perdáis las visitas desde las terrazas del castillo y, si podéis, haced un paseo por el parque antes de iros del recinto. Durante el otoño, el espectáculo de colores está asegurado.

Les vistes al Parc del castell de Montesquiu

El Castillo de Orís

La vista al castillo de Orís es libre. Se llega a través de un pequeño sendero de subida de 10 minutos. Y el pequeño esfuerzo que supone superar los 50 metros de desnivel entre el aparcamiento y el castillo está 100x100 justificado por las vistas que hay desde arriba. No tiene nada que ver con el castillo de Montesquiu, ya que está totalmente en ruinas, pero su ubicación, sobre una colina, nos permite hacernos una idea del gran dominio de la plana de Vic que se tenía desde el castillo de Orís .

De camí al castell d'Orís

Comida en el restaurante Cal Jutge (Orís)

De vuelta a Orís, será la hora de comer y estaremos preparados para degustar una buena comida. El restaurante Cal Jutge está ubicado en una casa del 1.700 preciosa, tiene diferentes comedores, todos muy acogedores con paredes de piedra y techos de madera, y un trato exquisito. Ofrece un menú elaborado con productos de temporada sin perder la esencia de la cocina casera. La berenjena ahumada con sobrasada y parmesano o los raviolis de mango y queso de cabra son buenas opciones para empezar la comida. Los arroces también se encuentran dentro de las especialidades de la casa.Els plats del restaurant Cal Jutge d'Orís

Excursión Sant Nazari y la Grevolosa

Después de una buena comida, nada mejor que un buen paseo entre colores de otoño. Seguiremos la ruta Sant Nazari y la Grevolosa que marca la aplicación Natura Local. Es un buen itinerario para adentrarnos en el magnífico hayedo de la Grevolosa, ya que hay dos pequeños aparcamientos señalizados y así evitamos el impacto a otras zonas más sensibles. Recordad que el hayedo de la Grevolosa es un lugar de alto valor ecológico y es importante seguir unas buenas prácticas para mantenerlo en el buen estado en que todos nos gusta encontrarlo.

  • No se permite coger plantas ni, por supuesto, animales.
  • Seguid siempre el sendero marcado para preservar al máximo este espacio natural.
  • No utilicéis máquinas o instrumentos que produzcan ruidos extraños a la naturaleza y estorben los animales
  • No dejéis desperdicios.

Caminant per la fageda de la Grevolosa

Ermita de Sant Nazari

Antes de llegar al hayedo, pasamos por un sendero junto al torrente de la Grevolosa lleno de bojes y avellanos. Es un sendero señalizado con diferentes paneles informativos como la construcción de las carboneras o la fauna del lugar. Tras cruzar este bosque, llegamos a la ermita de Sant Nazari. Se trata de una ermita restaurada que fue construida en 1382 y que en 1721 se le dio una estructura de casa con capilla. Arquitectónicamente no es muy espectacular, pero está en un entorno muy bonito con el hayedo de fondo y un claro detrás con dos robles majestuosos.

L'ermita de Sant Nazari

El hayedo de la Grevolosa

Pasado la ermita, y después de otra buena subida, ahora sí, llegamos al hayedo de la Grevolosa, uno de las más majestuosos de Catalunya. Se trata de un bosque con hayas que superan los 30 metros de altura y con algunos ejemplares de más de 200 años. Está incluido en el Espacio de Interés Natural Serrres de Milany-Santa Magdalena y Puigsacalm-Bellmunt por su belleza e interés biológico. El otoño es la mejor época para visitarlo. Pasear entre árboles centenarios te hace sentir muy pequeño, pero la calma que se respira entre hojas de colores, reconforta.

La tardor a la fageda de la Grevolosa

Información práctica

  • Castillo de Montesquiu. Consulta los horarios aquí.
  • Castillo de Orís. La entrada es libre. Sólo hay que ir hasta Orís y seguir las indicaciones hacia el castillo. Antes de llegar a San Ginés, encontraréis una zona de picnic y un aparcamiento para dejar el coche. Desde allí hay que caminar 10 minutos para llegar a las ruinas.
  • Restaurante Cal Jutge. Los fines de semana ofrece un menú por 24 euros o carta que variará de precio dependiendo de los platos que elijáis.
  • Excursión San Nazari y la Grevolosa. Os recomendamos seguir las indicaciones de Natura Local y descargar la aplicación. De este modo, llegaréis fácilmente al inicio de la ruta y también podréis seguir el itinerario sin desviaros. Eso sí, descargad la ruta antes de llegar porque en la zona no hay cobertura.


Más información:

Avís covid19
Consulteu la pàgina web de cada activitat i establiment per possibles canvis d'horaris o limitacions.