Pedaladas sin esfuerzo


¿Eres un aventurero de más de 125 centímetros de altura? ¿Te gusta viajar sobre dos ruedas, pedalear sin esfuerzo y descubrir la naturaleza a tu ritmo? ¡En bicicleta eléctrica puedes hacerlo! Las comarcas de Barcelona cuentan con muchos centros que las alquilan y que proponen rutas guiadas por GPS. ¡Disfrutar de los paisajes rurales más espectaculares nunca ha sido tan sencillo!

La bicicleta eléctrica es un medio de transporte muy interesante, porque te permite compartir con niños, abuelos, amigos o pareja el enorme placer de estar en contacto con la naturaleza. Gracias a su sistema de pedaleo asistido, todo el mundo puede seguir el mismo ritmo, sin tener que preocuparse del cansancio ni de las subidas abruptas. Además, en el caso de las burricletas, las dos alforjas que llevan a ambos lados de la rueda trasera liberan los hombros de los ciclistas, logrando que la conducción sea más cómoda, estable y segura. 

Son muchas las rutas de cicloturismo que te invitan a salir de la gran ciudad y perderte por los caminos rurales de Paisajes Barcelona, y algunas de las más bonitas las encontrarás, sin duda, en el Lluçanès. Entre los ríos Ter y Llobregat, entre los llanos centrales y el Pirineo, el Lluçanès ha sido desde tiempos inmemoriales un territorio tan bello como indómito, zona de protección de las nutrias y donde las leyendas sitúan los aquelarres de brujas. Visitar en bicicleta el monasterio de Santa Maria de Lluçà, una de las joyas del románico catalán, es más que recomendable, así como la iglesia de Sant Vicenç de Torelló, una de las pocas ermitas románicas de planta redonda que existen en Cataluña.

El Alt Penedès es otro territorio privilegiado para ser explorado sobre dos ruedas, gracias a la posibilidad de conocer las múltiples bodegas que abren sus puertas a los ciclistas. En Sant Sadurní d'Anoia, por ejemplo, el Centro de Interpretación del Cava-CIC Fassina organiza una visita que combina cava, bicicleta y chocolate, una experiencia deliciosa que seduce por igual a grandes y pequeños. Y en la masía Ca l'Artigas, en el corazón de Subirats, podrás hacer una cata de los cavas de crianza de la finca, participar en las faenas del campo y pasear entre viñedos antes de retomar el camino en tu bicicleta del siglo XXI.  

 


Más información: