Para morirse de gusto


Todos los Santos es una celebración perfecta para disfrutar de la gastronomía. Acaba de comenzar la temporada del aceite, saca la nariz la de la trufa y la del xató, es tiempo de probar el vino novel y de hacer embutidos con el cerdo recién sacrificado… ¿Quieres degustarlos con la mejor ambientación? Visita las ferias y los mercados que se organizan en las comarcas de Barcelona entre finales de octubre y el Día de Difuntos. ¡Prepárate para morirte de gusto y no resucitar en un buen rato! 

1. Feria de la Coca y el Requesón en Monistrol de Montserrat

Buenos productos tradicionales también los hay en la Feria de la Coca y el Requesón de Monistrol de MontserratMató de Marganell, tomates de rosa, aromas de Montserrat, embutido del Bruc, dulces de Collbató… Mil y una exquisiteces que te harán tocar el cielo con su calidad. Pero no podía ser de otro modo: ¡recuerda que te encuentras en territorio sagrado!

2. Todos los Santos en Món Sant Benet

Món Sant Benetel conjunto patrimonial y de ocio de la comarca del Bages, se viste de fiesta para Todos los Santos: paradas, degustaciones, demostraciones de oficios, talleres infantiles y un montón de actividades más te esperan en el mercado que se organiza en este antiguo monasterio de monjes benedictinos. Si vienes con niños, no dejéis de apuntaros a las visitas guiadas en horario nocturno: una oportunidad única para descubrir en familia, con castañas y vino dulce, los misterios de este espacio. Eso sí: ¡estad listos para pasar un poquito de miedo!

3. Fiesta de la Ratafía en Igualada

La ratafía es un licor muy popular en las comarcas de Barcelona y todavía se elabora en muchas casas a la manera tradicional. Un buen lugar para probarla es la Fiesta de la Ratafía que se celebra en Igualada alrededor de Todos los Santos: una ocasión inmejorable para conseguir recetas caseras de esta bebida de hierbas tan especial. ¡Ah! Una cosa más: no te pierdas las actuaciones musicales en la taberna. ¡Los cantos improvisados te van a encantar!

5. Feria de la Castaña en Viladrau

La fiesta de Todos los Santos va ligada a los boniatos al horno, los panellets acompañados de vino dulce y las castañas asadas. Y el mejor lugar para probar estas delicias tradicionales es la Feria de la Castaña de Viladrau, una cita gastronómica de primer nivel donde te sorprenderá la cantidad de productos artesanos que se elaboran a partir del fruto rey del macizo del Montseny. También  puedes adquirir licores, pasteles, cocas y buñuelos elaborados por los vecinos de la zona, hacer un recorrido guiado por los bosques de castaños centenarios y asistir al espectáculo del caballero de Espinzella, una escenificación teatral alrededor de un personaje local que ya pertenece a un mundo legendario.


Más información: