Playas para siempre


Ir a la playa es la actividad preferida de muchas personas en época de vacaciones y, con 100 kilómetros de frente marítimo, las comarcas de Barcelona son el destino ideal para los amantes del agua. No obstante, si queremos disfrutar de un litoral limpio y bien preservado, debemos ser muy respetuosos con el medio ambiente. Aquí van 5 consejos básicos para hacer turismo sostenible en Costa Barcelona.

1. Muévete con energía verde

Desplazarte a la playa sin contaminar es posible: solo tienes que guardar las llaves del coche y moverte a pie, en bicicleta o en cualquier medio de transporte público. El tranvía es la opción perfecta y son muchas las playas accesibles con energía 100% verde: ¡estúdiate bien sus líneas! También el tren es una buena manera de llegar a la arena, ya que a lo largo de las líneas R1 y R2 de Cercanías de Cataluña se van alternando los grandes arenales y las calas pequeñas.

2. Escoge bien tu playa

Para poder considerarte un buen ecologista de playa, no basta con que elijas medios de transporte de poco impacto ambiental. También es importante que valores si tu destino de vacaciones cuenta con algún distintivo internacional de sostenibilidad; por ejemplo, la Bandera Azul. Sólo consiguen este galardón los arenales donde se garantiza el cumplimiento de las normas en temas de calidad del agua, seguridad, limpieza general, accesibilidad y gestión de residuos, de forma que, si ves ondeando sobre la arena un pabellón del color del cielo sin nubes, ¡relájate! Has llegado a una de las 27 playas de Costa Barcelona con bandera azul.

3. Practica  el residuo cero

Cualquier objeto que caiga al agua puede dañar la vida marina, así que intenta que nada de lo que lleves a la playa acabe en el Mediterráneo y guarda tus objetos personales en las taquillas de seguridad instaladas en muchas poblaciones de Costa Barcelona. También evita comprar botellas de plástico, lleva tus bebidas en cantimploras clásicas, huye de la comida envasada en recipientes no reutilizables y asegúrate de dejar tu basura en los contenedores de reciclaje pertinentes. Si tienes hambre, ¿por qué no te sientas en cualquiera de los chiringuitos de la playa o en las terrazas de los restaurantes del paseo marítimo? Comerás mucho mejor y estarás dejando en manos de los profesionales la eliminación correcta de los residuos.

4. Apuesta por los ingredientes locales y de temporada

Y ya que hablamos de restaurantes, mira bien la carta e intenta pedir platos elaborados con verduras y frutas de proximidad y que sean de temporada: estarán mucho más ricos y no contribuirás a aumentar las emisiones de gases de efecto invernadero. ¿Quieres dar tu apoyo a las prácticas de pesca sostenible y responsable? Aprovecha tu visita a la playa para acercarte a cualquiera de las lonjas donde se subastan cotidianamente las capturas de los barcos locales. Es una experiencia única y podrás averiguar de primera mano qué especies marinas no están en riesgo de sobrepesca.

5. Cambia la bañera por las vías bravas

El agua dulce es un recurso natural imprescindible y limitado, de modo que intenta no derrocharlo. No dejes el grifo abierto, utiliza sólo el agua que necesites y no te des duchas ni baños interminables. Si necesitas refrescarte, tírate a la piscina o, mejor aún, date un chapuzón en el mar. En las comarcas de Barcelona te será fácil encontrar la cala solitaria con la que sueñas, un arenal familiar con todos los servicios o un rincón ideal para hacer kayak, windsurf o vela. Si lo prefieres, puedes nadar de forma segura en las vías bravas.


Más información:

Avís covid19
Consulteu la pàgina web de cada activitat i establiment per possibles canvis d'horaris o limitacions.