Salir a respirar el Vallés


El espacio rural de Gallecs, en el municipio de Mollet del Vallés, es un paréntesis en medio de una zona totalmente urbana; un oasis de tranquilidad para el Vallés moderno y activo. Aquí, la preservación de la naturaleza y la agricultura tradicional se unen a la práctica del ocio y las actividades de educación ambiental.

Como el poblado galo de Astérix y Obélix, Gallecs ha resistido con valentía el embate de la fuerte urbanización de su entorno inmediato. Situado en el término municipal de Mollet, el núcleo del antiguo pueblo ha mantenido inalterado su paisaje desde la Edad Media, con masías dispersas entre campos de cultivo y bosques. En los años 70, el franquismo proyectó una gran ciudad dormitorio que, gracias a la lucha ciudadana, no llegó a materializarse. El conflicto se cerró en el año 2005 con la protección definitiva de Gallecs.

Ocio, naturaleza y cultura

Gallecs es el máximo exponente del paisaje de la llanura vallesana y de la relación equilibrada entre hombre y naturaleza. Aquí los cambios se rigen por el paso de las estaciones, que determinan la continua variación de colores en el paisaje, las sucesiones de cultivos y la actividad humana. Desde hace unos años, Gallecs se ha convertido en el entorno preferido de cientos de aficionados al running, a las caminatas o, simplemente, a la naturaleza. Encontramos señalizados diferentes itinerarios para completar andando o en bicicleta, disfrutar del paisaje y de la fauna autóctona, sobre todo de los pájaros que pasan durante las migraciones. En un lugar central, encontramos la iglesia de Santa María de Gallecs, que conserva su estilo románico puro. Se puede visitar dentro de la Ruta de las iglesias escondidas del Románico del Baix Vallès.

Fresco, natural y de temporada

Gallecs es un pequeño reducto para la agricultura. Aparte del cultivo de cereales, también hay verduras y hortalizas de temporada (¡no os perdáis los calçots en inverno!). La agricultura ecológica tiene un papel cada vez más destacado y los productos de Gallecs tienen el certificado ecológico del CCPAE (Consejo Catalán de Producción Agraria Ecológica). En la Agrobotiga encontraréis trigos antiguos recuperados, como la espelta; leguminosas, como la mongeta del ganxet o el garbanzo pequeño; y hortalizas de temporada, además de productos elaborados por los mismos agricultores y artesanos (mermeladas y conservas).


Más información: