Desde restaurantes con estrellas Michelin, hasta pequeñas fondas de montaña donde desayunar con contundencia. En las comarcas de Barcelona tienes muchas opciones para disfrutar de la gastronomía sin tener que pisar la cocina. 

Masia Restaurant el Bellver

La cocina que practican tiene un punto de creatividad. Con un menú a precio fijo, se pueden probar de primeros la ensalada de queso de cabra con pasas, pipas y vinagreta de mostaza; el pastel de verduras de temporada y manzanas de Girona, gratinado al horno, o los canelones de foie y magret de pato con bechamel de champiñones, entre otras propuestas. De segundos, tienen, por ejemplo, los pies de cerdo asados sobre lecho de lechuga y vinagreta de soja, y el muslo de pato confitado con mermelada casera de peras. Como postre, la tarta de la abuela con yogur de frutas y chocolate. Como se trata de un menú para escoger de una lista de platos, cambia cada semana. El Bellver es una casa autónoma cien por cien, con placas solares, agua de mina y pozo de hielo. Trabajan un huerto cercano y tienen el compromiso de recuperar los verdaderos sabores del productos. Sólo está abierto los fines de semana o entre semana para grupos, con encargo previo. El precio del menú incluye la visita a la próxima masía de Agustín, hoy convertida en museo etnográfico.
Precio medio
Bajo