Campos de trigo y viñedos, pueblos de callejones adoquinados y picos de más de mil metros conforman la personalidad del Bages, una comarca repleta de contrastes en el corazón de Cataluña.