Sigue el camino que hizo San Ignacio de Loyola el año 1.522 hasta Manresa donde, en la cueva que lleva su nombre, experimentó una profunda transformación espiritual. Descubre los lugares y los paisajes de su peregrinación: Igualada, Montserrat y Manresa.