2 rutas por el camino de la sal


De Cardona a Súria y de Súria a Manresa, 2 rutas que resiguen el camino del transporte de la sal entre las dos ciudades. El itinerario se puede hacer a pie o en bicicleta, siempre cerca de las aguas del río Cardener. Una oportunidad para visitar restos históricos milenarios como dos necrópolis y el pueblo viejo de Súria. Y otros más actuales, pero también de interés, como la colonia Palà de Torroella, del término municipal de Navàs, y el Parque de l'Agulla de Manresa.

1. De Cardona en Súria

El primer tramo de esta ruta de la sal se inicia en Cardona y en poco más de 4 horas te llevará hasta Súria. Empezarás el trayecto a la población con la fortaleza medieval más importante de Cataluña, dejando atrás el Parque de la Montaña de la Sal y divisando la espectacular silueta de la Sierra de Castelltallat al horizonte. Después encontrarás la necrópolis de la Vinya del Guitarra, donde se conservan 9 tumbas excavadas sobre una roca, y la de Can Cuc, que está dividida en dos zonas. Nos enseñan como eran los cementerios rurales en Cataluña entre los siglos X y XII. Más adelante, el recorrido pasa por Palà de Torroella, una pequeña población que tuvo su origen en la Colonia Palà, un complejo industrial que se construyó a la orilla del río Cardener a finales del siglo XIX. Este primer tramo del Camino de la Sal acaba en Súria, donde podrás visitar un casco histórico medieval.

2. De Súria en Manresa

Este segundo tramo del Camino de Sal es algo más largo. Dura unas 6 horas (23 kilómetros) y pasa por dos poblaciones del Bages muy vinculadas al transporte de la sal y a la Revolución Industrial. La primera es Callús, a la cual llegarás desde el popular barrio de Manxons. Era parada habitual de los trajineros de sal, que dormían al Hostal Can Mestret, que ya no existe, y bebían vinos de la comarca. Una vasta zona de cultivos te traerá hasta la segunda población de interés que encontrarás en este tramo, Sant Joan de Vilatorrada, donde a mediados del siglo XIX se erigieron tres fábricas textiles, Borràs, Burés y Gallifa, que motivaron un fuerte crecimiento demográfico. El camino lo acabarás en el Parque de l'Agulla de Manresa, un lugar ideal para disfrutar de un merecido picnic y de las vistas que te ofrece esta zona de ocio de la capital del Bages.


Más información: