Como hacer una escapada fuera de Barcelona y acertarla


Al otro lado de la sierra de Collserola, las montañas que abrazan Barcelona, hay un montón de rincones poco concurridos que también te permitirán conectar con la esencia de estas comarcas. Eso sí, con más tranquilidad.

A pocos kilómetros de Barcelona, hay planes para todos los gustos: actividades relacionadas con el mundo del vino, excursiones para descubrir la naturaleza del país, incontables pueblos con historia… En la mayoría, podrás acceder en transporte público y pasar el día. Si tienes varios días para visitar Barcelona o quieres conocer lugares nuevos porque eres un habitual de la ciudad, merece la pena tomar nota de algunas recomendaciones.

1. El enoturismo

Una de las opciones para conocer la entorno a Barcelona es hacerlo a través del vino. Puedes visitar alguna de las bodegas de sus comarcas, hacer una cata de vino, pasear en bicicleta a través de los viñedos… Y también fijarte en la riqueza arquitectónica de las bodegas. Muchos son auténticas joyas modernistas.

Hay mucha tradición vitivinícola en la zona del Penedès, en la zona de Alella y en el Bages. De hecho, cada una de ellas produce un vino singular. Se denomina DO (denominación de origen) a cada una de las variedades de vino que producen. Así, en función del destino que elijas, podrás probar la D.O. Penedès, la D.O. Alella o la D.O. Pla de Bages.

2. Planes culturales

Esta tierra ha desarrollado, a lo largo de los siglos, una identidad muy singular. Recorrer el interior del país es, en realidad, viajar en el tiempo. Todavía se conservan muchos monasterios e iglesias de estilo románico, fachadas tradicionales de los pueblos marineros, joyas de la arquitectura modernista que rompió esquemas también fuera de Barcelona… Las opciones de conocer la cultura catalana lejos de las aglomeraciones son infinitas, pero te recomendamos cuatro:

  • La Cripta Gaudí, una de las aportaciones de cariz religioso más valiosas de Antoni Gaudí que se encuentra en la colonia Güell, en Santa Coloma de Cervelló.
  • El monasterio de Montserrat, el gran monasterio del siglo XI que venera la patrona de Cataluña, La Moreneta, y que fue construido en la cima de la montaña y se ha convertido en un símbolo de Cataluña.
  • La villa de Mataró, una ciudad catalana que conserva patrimonio histórico de muchas épocas: desde la villa romana de Can Llauder hasta la casa modernista Coll y Regàs pasando por la basílica de Santa Maria del siglo XVII.
  • El pueblo marinero de Sitges, que fue refugio de artistas durante el siglo XX.

3. Parajes naturales

Planificar un día de mochila y bocadillo siempre es un acierto. ¡Sobre todo si viajes con niños! Además, cerca de Barcelona, todas las épocas del año son buenas para descubrir nuevos entornos naturales y adentrarse en bosques y parajes que limpian los pulmones. Muchos de ellos los encontrarás a pocos quilómetros de Barcelona y hay señalizadas excursiones para todo tipo de públicos. Si la idea te convence, cerca de la capital puedes explorar los Espacios naturales del Delta del Llobregat y el Parque Natural de Sant Llorenç del Munt i l'Obac.


Más información:

Avís covid19
Consulteu la pàgina web de cada activitat i establiment per possibles canvis d'horaris o limitacions.