Sau y el Collsacabra de arriba a abajo


El pantano de Sau y los riscos de Tavertet conforman uno de los paisajes más singulares de las comarcas de Barcelona. Hoy, nos proponemos conocer estas dos joyas desde diferentes puntos: desde arriba, desde abajo, desde el medio del agua, donde haya buenas vistas... Queremos descubrir el valle de Sau y el Collsacabra de arriba a abajo.

No vamos solos, nos llevan Carles y Cris, del blog de viajes wetravel.cat, que después de hacer una vuelta al mundo, han decidido conocer a fondo las comarcas de Barcelona. Tenemos dos días y una noche. ¿Vamos?

Creemos que es un plan ideal si esta Semana Santa queréis quedaros cerca de casa. Una mezcla de cultura, naturaleza, un poco de deporte y visitas a pueblos con encanto que os enamorará.

Vistes del pantà de Sau des dels cingles

Ruta de dos días por Sau y el Collsacabra

Tavertet y Rupit son dos de los pueblos con encanto que más salen en las mil y una listas de los pueblos más bonitos de Cataluña que hay en la red. Estamos de acuerdo en que son pueblos que enamoran, pero ¿qué nos decís de los paisajes naturales que los rodean? Los riscos de Tavertet y el pantano de Sau son unos parajes que todo el mundo debería visitar, al menos, una vez al año. Son de aquellos sitios que te permiten desconectar y coger aire para afrontar la rutina con más ganas. Esta es la ruta que hemos seguido nosotros:

Sábado

  • 10.00h Excursión por un tramo del camino Oliba
  • 11.30h Monasterio de Sant Pere de Casserres
  • 14.00h Comida en el restaurante Fussimanya
  • 16.30h Ruta con aquaslider por el pantano de Sau
  • 20.00h Llegada al alojamiento L’Avenc de Tavertet
  • 21:30h Cena en el restuaurante Ca l'Ignasi (Cantonigros)

Domingo

  • 10.00h Excursión a la Roca Larga (desde L'Avenc)
  • 12.00h Visita a Tavertet
  • 14.00h Comida en el Hostal Estrella (Rupit)
  • 16.00h Visita a Rupit

El pont penjat de Rupit, una icona

Sábado

Empezamos el fin de semana con un objetivo claro. Hoy queremos empaparnos de naturaleza. Primero, andando y después, desde el agua. ¿Os venís?

Excursión camino Oliba

El camino Oliba conecta algunas de las obras más emblemáticas del románico catalán en 200 kilómetros. Conocido como un sendero de largo recorrido (GR-151), nosotros sólo hacemos un pequeño tramo, el que lleva del Parador de Vic hasta el monasterio de Sant Pere de Casserres en 3,5 kilómetros. Un recorrido que también se puede hacer en coche, pero que preferimos hacer a pie por dos motivos. El primero, porqué las vistas que hay del pantano de Sau desde el Parador merecen una parada y el segundo, porqué seguir el río Ter hasta el monasterio te ayuda a hacerte una mejor idea del paraje donde está ubicado este monasterio románico benedictino.

Monestir de Sant Pere de Casseres, una joia romànica

Monesterio de Sant Pere de Casserres

Cuando llegas a pie no se aprecia con claridad, pero en el siglo XI, los monjes benedictinos escogieron un punto estratégico para construir el monasterio. Justo encima de un risco y rodeado de las aguas del pantano de Sau, ubicaron un pequeño monasterio que nunca acogió a más de 13 personas. Lo que hoy se conserva es una joya románica, totalmente restaurada, y con una recreación de las diferentes salas que tenían los monjes. Ideal para descubrir cómo era la vida eclesiástica del momento. No os perdáis el claustro de columnas. ¡Es de los más antiguos de Cataluña!

El claustre de Sant Pere Casserres

Comida en el restaurante Fussimanya

La vuelta por el mismo camino hasta el Parador sirve para coger hambre. Hoy comemos en el restaurante Fussimanya, toda una institución en Osona. Fundado en 1971, ofrece cocina casera y tradicional y todos los que lo conocen saben que es sinónimo de comer mucho y bien. Os recomendamos probar la tabla de embutidos, todo un clásico, y, por supuesto, algún plato de carne. Nosotros ya lo conocíamos y nos sirve para confirmar que el Fussimanya ¡siempre es una apuesta segura que, además, trabaja comprometido con un turisme sostenible.

Els embotits del Fussimanya, un clàssic

Aquaslider con Aquaterra Club

Después de haber descubierto parte del pantano de Sau desde las alturas, llega el momento de ponernos dentro. Lo haremos con un aquaslider, una embarcación más grande y más estable que una canoa, que se mueve a pedales. Lo hacemos con la empresa Aquaterra Club que también ofrece otras actividades de agua. Es muy fácil de usar y nos animamos a hacer una ruta de una hora que nos lleva, primero, a tocar el tejado del campanario de Sant Romà de Sau, el icono más característico del pantano. Aunque no ha llovido mucho este invierno, cuando lo visitamos, sólo queda al descubiertoel tejado de la iglesia. Después, navegamos hasta la otra costa, donde están las mejores visitas de los riscos y, para terminar, nos adentramos hasta una entrada de agua más estrecha para ver la magnitud del pantano. Sin darnos cuenta, el sol empieza a bajar y nos regala una puesta de sol con reflejos difícil de olvidar.

El pantà de Sau amb aquaslider

Alojamiento L’Avenc de Tavertet

Con las últimas luces del día, nos toca hacer un trayecto de una hora para llegar al Avenc, el lugar donde pasaremos noche. Sobre el mapa parece cerca, pero está en el otro lado del pantano y se ubica sobre un risco. Llegamos que ya es oscuro, pero por cómo ha subido la carretera intuimos que las vistas con la luz del día serán envidiables.

Y así es. Al día siguiente descubrimos que l’Avenc es un apartotel sostenible ubicado en un lugar privilegiado con unas panorámicas del espacio protegido de los acantilados del Avenc de Tavertet increíbles. Lo adquirió en 1997 la familia Abey-Parris con el sueño de restaurarlo con la máxima fidelidad y convertirlo en su hogar. Muy pronto la necesidad de querer compartir este espacio único y dar vida a las casetas que rodeaban la masía obligaron a dar forma a una idea de alojamiento turístico responsable. L’Avenc espera ser 100% autosuficiente en 2020 y que trabaja con producto ecológico, local y/o de comercio justo.

Les vistes des de l'Avenc

Cena en el restaurante Ca l’Ignasi

Hoy cenamos slow food. Ca l’Ignasi es uno de esos restaurantes que van en sintonia con nosotros. Cocina de proximidad casera actualizada. Dicen que en Ca l’Ignasi ponen el paisaje en la cazuela y es el paisaje el que inspira la cazuela y los platos. Y no lo podríamos definir mejor. De primero, probamos una esqueixada de bacalao con judías, tomates y fresas, fresca y auténtica como el pantano de Sau. Y ee segundo, un arroz con alcachofas y setas espectacular, suave e intenso como el Collsacabra. ¡Volveremos!

Ca l'Iganasi, cuina catalana actualitzada

Domingo

Después de haber descubierto con profundidad la parte más natural de la zona, toca pisar los pueblos. Hoy, Tavertet y Rupit, dos imprescindibles del Collsacabra, pero antes queremos estirar un poco las piernas.

Excursión a la Roca Larga

Después de un buen desayuno con productos ecológicos y de proximidad, nos animamos a hacer una excursión de una hora en busca de más vistas del Collsacabra. La Roca Larga es un mirador excepcional desde donde se ven, a la izquierda, el embalse de Susqueda y el risco del Faro y, a la derecha, el pantano de Sau y los riscos de Tavertet. Estamos a 1.187 metros de altura sobre una roca con un vértice geodésico que sobresale 20 metros del acantilado, suspendida sobre el Pla de Boixer y la sensación es brutal. De hecho, algunos lo llaman el Preikestolen catalán, haciendo referencia a la famosa roca de Noruega.

La roca Llarga, un mirador excepcional

Visita a Tavertet

La segunda parada de la mañana es Tavertet. Llegamos en 10 minutos de coche por el camino que recorre los riscos de l’Avenc y no podemos evitar pararnos un par de veces a seguir disfrutando de las vistas de este lugar. Una vez en el pueblo, nos perdemos entre las casas construidas en los siglos XVII y XVIII y nos encomendamos de la sensación de aislamiento que se respira. Cuando nos dirigimos al mirador (no nos cansamos de las vistas de este paisaje) entendemos que estamos en un lugar remoto ubicado en un emplazamiento impresionante, literalmente sobre los riscos que se precipitan de manera abrupta sobre el Ter y el pantano de Sau.

Tavertet, un poble de postal

Comida en el Hostal Estrella

Para llegar a Rupit, decidimos deshacer la carretera de l’Avenc para disfrutar por última vez este fin de semana de las vistas sobre los acantilados. Media hora de carretera nos lleva hasta un pueblo de postal que visitaremos después de comer en uno de los locales con más historia del pueblo. El Hostal Estrella se fundó en 1946 por un antiguo comenciante de leña, carbón y animales y por una vendedora de comestibles que elaboraba una ratafía deliciosa, Estrella. Hoy, llevan el negocio los nietos y los bisnietos que conservan una carta de cocina catalana tradicional de alto nivel y un trato exquisito. No dejéis de probar la ratafía, aún se elabora con la receta de la fundadora.

Rupit, un poble de postal

Visita a Rupit

El puente colgante es el punto más icónico de Rupit, pero el pueblo es encantador te lo mires por donde te lo mires. Un recorrido recomendado es el que atraviesa el puente, pasa por la calle Major hasta el final para admirar las casas de piedra, sube por la calle del Fossar, llega hasta la plaza de los Caballers, con vistas a la parte nueva del pueblo, y vuelve por el calle Coll del Castell. Nos sorprende la gran cantidad de turistas que la invaden. La última vez que estuvimos, ya debe hacer 4 o 5 años, no lo recordamos tan lleno de gente.

Un consejo extra. Si tenéis tiempo, no perdáis la oportunidad de hacer la excursión (45 minutos) hasta la ermita de la Magdalena, donde hay unas vistas de postal de uno de los pueblos con más encanto de Cataluña.

Les vistes de Rupit

Información práctica

  • Tened en cuenta las distancias entre desplazamientos. Sábado, entre el Fussimanya y Aquaterra Club tardaréis media hora de coche y entre Aquaterra Club y l’Avenc, una hora. Domingo, entre Tavertet y Rupit el trayecto es de unos 25 minutos.
  • Precios:

    • Monasterio de Sant Pere de Casserres: 3 euros

    • Aquaslider con Aquaterrra Club: 25 euros 1 hora.

    • Una noche en l’Avenc: tienen diferentes alojamientos a partir de 112 euros.

    • Comida en el Fussimanya: sólo tienen carta. Entre 20 y 30 euros.

    • Cena en Ca l'Ignasi: entre 20 y 40 euros, depende de si cogéis menú o carta.

    • Comida en el Hostal Estrella: el menú de fin de semana cuesta 26 euros. También tienen carta.

  • Algunas de las excursiones más famosas de la zona son el Morro de la Abella y la Roca Foradada de Cantonigros, pero son espacios cada vez más masificados. Si váis, sed responsables y no dejéis basura. En la oficina de turismo de Rupit os recomendarán otras excursiones donde disfrutar de las vistas de los riscos. 


Más información: