VEN A VIVIR EXPERIENCIAS INOLVIDABLES CERCA DE BARCELONA

Descubre todas las actividades turísticas que puedes realizar en los pueblos y las ciudades de las comarcas de Barcelona. ¡Hay tantas propuestas que no te las acabarás! ¿A qué esperas para empezar a viajar?

Un respiro en la naturaleza


Paz y tranquilidad. El Berguedà es un paraíso para todos los que necesitan huir de la ciudad y refugiarse, aunque sólo sea unas horas, en una naturaleza en absoluta calma. El turismo de masas no existe en esta comarca de montaña... ¡y nadie le echa de menos! Ésta es una tierra donde la pureza manda.    

¿Qué te parece si empezamos nuestra ruta de descubrimiento por un parque natural con montañas muy altas? Las cordilleras del Cadí y el Moixeró conforman una impresionante barrera rocosa que acoge cumbres tan emblemáticas como el Pollegó Superior del Pedraforca, a 2.506 metros de altitud. Aunque su ascensión sólo sea recomendable para personas con una cierta experiencia en senderismo o escalada, la pista asfaltada que va de Saldes al mirador de Gresolet ofrece una bella panorámica.

Bien cerquita, en el término municipal de Fígols, encontramos un impresionante yacimiento paleontológico que no puedes dejar de admirar. Con más de 3.500 huellas de dinosaurio de 65 millones de años de antigüedad, Fumanya es uno de esos raros lugares que permiten viajar en el tiempo e imaginar cómo era la vida en épocas lejanas. Pero para entenderlo todo mejor es imprescindible que te apuntes a una de las visitas guiadas que realizan los monitores del Museo de las Minas de Cercs. ¡Las plazas son limitadas!

¿Te apetece pasear por un paisaje donde la roca cede el protagonismo al agua? Pues acércate a Castellar de n'Hug: las fuentes del río Llobregat conforman un escenario de gran espectacularidad y encanto natural. Especialmente en la primavera y el otoño, las tres cascadas principales brotan incansables.

Río abajo vale la pena que te pares en La Pobla de Lillet, un pueblecito de calles estrechas y empedradas que invita a sentarse y descansar un rato. Las vistas son preciosas y el casco antiguo esconde algunos restaurantes en los que podrás probar la trufa negra, el producto estrella de la cocina del Berguedà. Eso sí: ¡no te vayas sin recorrer los Jardines Artigas! Diseñados por Antoni Gaudí, son un buen ejemplo de la fusión entre arquitectura y naturaleza que tanto gustaba al genial arquitecto modernista.

 


Más información: