Un territorio para todos


Si tienes alguna discapacidad y muchas ganas de visitar lugares nuevos, la provincia de Barcelona es el destino ideal. Y no sólo porque sus pueblos y ciudades dedican muchos recursos para defender en la práctica el derecho de las personas con movilidad reducida u otras dificultades visuales, auditivas o intelectuales a disfrutar del territorio, sino porque, además, lo hace de manera sostenible y mostrando un gran respeto por el medio ambiente. El turismo accesible puede ser sostenible... ¡y debe serlo! Desde la playa de Calella al espacio natural de Les Guilleries-Savassona, te damos cuatro pistas para que puedas disfrutar de tus escapadas sin afectar negativamente al entorno. 

1. Playas accesibles

En Costa Barcelona, las personas con movilidad reducida pueden gozar del mar y el sol con comodidad gracias a que son muchas las playas que ponen a su disposición aparcamientos reservados, pasarelas especiales para sillas de ruedas, cabinas adaptadas con lavabos y vestuarios, asistencia al baño, etc. Pero, entre todos los arenales accesibles, hay tres que cuentan con el distintivo de Compromiso por la Sostenibilidad Turística Biosphere. Se trata de la playa de Garbí de Calella, la de Sant Vicenç de Montalt y la playa de las Barcas de Sant Andreu de Llavaneras. ¡En cualquiera de ellas te puedes bañar con la conciencia tranquila!
 

2. Naturaleza sin límites

Y hablando de sumergirte... Tener una discapacidad física, psíquica o sensorial tampoco debería impedir que puedas adentrarte en un parque natural y pasar momentos bonitos en plena naturaleza. Es por ello por lo que la Red de Parques Naturales de la Diputación de Barcelona ha diseñado seis rutas adaptadas a tus necesidades: el itinerario botánico de la Pleta ( Garraf), la fuente de la Portella ( Sant Llorenç del Munt y l’Obac), la fuente del Fraile ( Montseny), la ruta de Masía Mariona ( Montseny), camino del Fondal ( Serra de Collserola) y el itinerario de la Escuela de Naturaleza de Sau ( Espacio Natural de Les Guilleries-Savassona). Algunos de los elementos de apoyo que podrás encontrar en estos parques son barras direccionales, mapas táctiles, sillas joëlettes y dosieres y fichas en braille, entre otros. 
 

3. Deporte inclusivo

¿Te gusta hacer actividad física? El proyecto BOX21 de la Fundación Itinerarium fomenta la práctica del deporte a pie y corriendo entre las personas con más dificultades y ha creado una serie de recorridos adaptados para todo el mundo en diferentes ciudades y pueblos. En las comarcas de Barcelona hay circuitos inclusivos en Calella, Cerdanyola del Vallès, Matadepera, Sant Sadurní d'Anoia, Cornellà de Llobregat y Berga, entre otros. Y todos se pueden descargar gratuitamente en el móvil.
 

4. Museos para miradas diferentes

Hace muchos años que la Oficina de Patrimonio Cultural de la Diputación de Barcelona se preocupa por desarrollar acciones que acerquen los museos y su riqueza patrimonial a toda la sociedad y, de hecho, tienen un programa centrado en ese objetivo. Se llama La Mirada Táctil y son bastantes los museos adheridos. El Museo de las Minas de Cercs, el Museo de la Ciencia y de la Técnica de Cataluña en Terrassa, el Museo Can Tinturé de Esplugues de Llobregat... Pero, si ya los conoces, te invitamos a que te acerques al Vinseum, el Museo de las Culturas del Vino de Cataluña, ya que ofrece una experiencia multisensorial con un método narrativo que te sorprenderá. Y, además, está en Vilafranca del Penedès, una ciudad que ha recibido hace poco el distintivo Biosphere por su compromiso con la sostenibilidad.
 
 
 
¿Tienes hambre? ¿Te gustaría quedarte a dormir por la zona? ¡No hay problema! En las comarcas de Barcelona hay muchos hoteles y restaurantes totalmente adaptados y algunos de ellos se han añadido al Compromiso Biosphere. Visita nuestras páginas Dónde Comer y Dónde Dormir y rápidamente encontrarás la opción perfecta.
 


Más información: